Texcoco, viable

-
Louise Guénette

El nuevo aeropuerto de la Ciudad de México debería ser ubicado en el ex vaso del lago de Texcoco, según los estudios comparativos de factibilidad aeronáutica de la institución más importante del mundo en investigación y desarrollo en ingeniería de sistemas de control de tránsito aéreo, que forma parte de los laboratorios mitre ubicados en Washington, Estados Unidos.

-

En exclusiva para Expansión, Bernardo Lisker-Melman, ingeniero principal senior y gerente internacional del Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados de Aviación, dice que este espacio “proveería una solución de largo plazo para el crecimiento del tránsito aéreo que se espera, a una distancia del DF razonable y  sin tener que cerrar la Base Aérea Militar de Santa Lucía”, la más grande del país, ubicada en el municipio de Tecamac, Estado de México.

-

Aunque técnicamente factible, el otro sitio aspirante, en las inmediaciones de Zapotlán de Juárez, Hidalgo, presenta problemas aeronáuticos por su cercanía con la base de Santa Lucía; Zapotlán es el sitio frecuentemente citado como Tizayuca. El aeropuerto hidalguense sería alterno al capitalino, por lo que operaría simultáneamente con éste y la base aérea. “El tráfico aéreo tendría que coordinarse con Santa Lucía en forma tan seria que su capacidad real sería menor a la que podrían brindar sus dos pistas completamente independientes”, explica el científico mexicano.

-

Texcoco, en cambio, ofrecería mayor capacidad y mejor logística que la combinación de una pista en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y dos cerca de Zapotlán.

-

La saturación del actual AICM se debe justamente a que sus dos pistas paralelas –demasiado cercanas la una de la otra– no permiten aproximaciones simultáneas (por lo que equivalen a una sola). Si bien la combinación Hidalgo-AICM mejoraría el tráfico en el corto plazo, antes de 15 años la demanda exigiría tres pistas principales para efectuar aterrizajes triples. El Centro de investigación basa sus conclusiones en una proyección conservadora de crecimiento de operaciones de entre 5 y 6% anual, y en la necesidad de que el sitio sea útil por lo menos 50 años.

-

El estudio, solicitado por la administración de Ernesto Zedillo, analizó y luego rechazó tanto la ampliación del actual puerto aéreo capitalino como la habilitación de otro lugar a seis kilómetros de éste, también sobre el ex vaso del lago de Texcoco, donde existen rellenos sanitarios.

-

“Lo que guió nuestras recomendaciones es que el nuevo aeropuerto o combinación de aeropuertos sean suficientes para el mayor número de años posible. Si no es así, solamente se estaría retrasando un problema por 10 o 15 años”, dice Lisker-Melman, quien asegura que no existiría espacio para un tercer aeropuerto, salvo a una distancia muy grande del DF, cuando la demanda ya habría rebasado la opción Hidalgo-AICM.

-

Ahora ve
“Necesito saber quién soy”, justifica la supuesta hija de Salvador Dalí
No te pierdas
×