Tiempos muertos

-
Ana Ivonne Díaz

A pesar del actual auge de viajes de negocios, gracias al cual se ha incrementado sensiblemente la ocupación hotelera en la ciudad de México, al comparar a los ejecutivos viajeros nacionales contra los internacionales, los que provienen del interior de la república -sobre todo los originarios de Guadalajara o Monterrey-, no gozan tanto de la vida y las diversiones capitalinas como parte de sus viajes de negocios.

- Muchos factores se conjuntan. Por una parte, tanto en México como en Estados Unidos, existe una tendencia muy clara del hombre de negocios a realizar viajes cortos y, si es posible, regresar a su lugar de origen el mismo día. Lo cual explica que diversas líneas aéreas hayan emprendido fuertes campañas de alto nivel competitivo y logran atrapar al presionado y cansado ejecutivo.

- Consecuencia de ello es la guerra de precios que se ha desatado en ambos países. Empresas como USAir ha bajado notablemente sus tarifas para las personas que viajan constantemente a ciertos destinos. Por ejemplo, en Estados Unidos, los viajes de negocios entre Orlando y Chicago son de los más socorridos y así se explica que el boleto haya disminuido de $425 Mares a $199 en viaje sencillo. Otras líneas, comoContinental y Delta también ofrecen auténticas gangas en sus servicios aéreos. Si el ejecutivo desea viajar de Newark a Baltimore solo deberá pagar $69 dólares, en comparación a los $179 que desembolsaban antes.

- Los destinos nacionales
En México, las ciudades más visitadas por el hombre de negocios son, sin lugar a dudas, Guadalajara, Monterrey y el Distrito Federal. Y en la pelea por estos destinos, también se desarrolla una cruenta lucha. TAESA, por ejemplo, ofrece hasta 50% de descuento en sus viajes frecuentes a estos tres destinos para los que viajan en primera clase. No es el caso de Aeroméxico que, siendo una de las líneas de transporte más puntuales, prefiere echar mano del Gran Plan, con el que regala viajes gracias a la acumulación de millaje.

- "No sólo es importante servir al pasajero -dice José Henonin, gerente de Relaciones Públicas de TAESA-, sino también establecer una comunicación abierta con él, sobre todo si su viaje es de negocios. Para esto, realizamos una serie de encuestas a bordo, que nuestro departamento de mercadotecnia evalúa, y cuyos resultados favorecen la atención al ejecutivo y, desde luego, un mejor servicio."

- Estas encuestas han mostrado ciertos detalles que algunas veces no son agradables pero han servido de mucho para conocer mejor el negocio, afirma Henonin. "Normalmente, el ejecutivo nos pide comida diferente a la que ofrecemos en los vuelos, bebidas de otro tipo o el uso del teléfono de cabina. Todas estas situaciones se mejoran, dentro de los marcos posibles."

- También en este mismo sentido, muchas líneas ofrecen hoy cómodas salas de espera, que cuentan con servicios secretariales, teléfonos, faxes y los servicios de bar y cafetería sin costo. TAESA tendrá en el Aeropuerto Internacional de Toluca, próximamente, todo un complejo dedicado exclusivamente a la atención del hombre de negocios: servicio de helicópteros, suites para descanso, un pequeño centro comercial y teléfono en las aeronaves.

- Pero, ante estos planes de las líneas aéreas, ¿cuál es la opinión del viajero? Si viaja por asuntos de negocios, ¿disfruta de la ciudad de México ¿se divierte? ¿Qué hace cuando dispone de sólo dos horas libres, antes de tomar el avión para alguna otra ciudad?

- Jorge Hugo Díaz, gerente de Operaciones y Administración de Concretos Guadalajara, empresa que pertenece al Grupo Cementos Mexicanos, comenta: "Ocupo alrededor de 40% de mi tiempo en viajar. Normalmente, mis viajes los realizo muy temprano por la mañana y procuro regresar el mismo día, excepto si una junta se prolonga Díaz piensa que, generalmente, el viaje de negocios no conlleva placer pues el tiempo es limitado, se trabaja bajo presión, se viaja solo y la única distracción puede ser el visitar un nuevo restaurant.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- La mayoría de las veces, el ejecutivo inicia su agenda en el mismo avión o en el aeropuerto. Díaz opina que, si bien es cierto que la ciudad de México ofrece una multiplicidad de diversiones y entretenimientos, para los que vienen de provincia no hay nada que no se pueda encontrar en sus respectivas ciudades. "La mayoría de las veces al ejecutivo no le queda otra que permanecer esas horas muertas en las salas destinadas para el hombre de negocios. Ahí, la música suave y un sillón cómodo son tal vez los pequeños lujos que podemos darnos cuando visitamos la capital."

- Otro factor determinante de la capital son las distancias y el tráfico, asegura Díaz. Aunque se disponga de un par de horas, el ir a un espectáculo implica tal vez una hora de ida y otra de regreso al hotel, lo cual arruina tales planes. Existe además el aspecto de la inseguridad, lo que contribuye mucho a que el visitante no salga y se quede en su cuarto o en el lobby del hotel disfrutando (o tratando de disfrutar) un solitario brandy.

Ahora ve
Astro Scale, la empresa japonesa que quiere limpiar el espacio
No te pierdas
ç
×