Titulares mexicanos

-
Andrés Piedragil Gálvez

La portada de la edición número 376 de Expansión (con fecha del 12 de octubre de 1983) muestra el asombro de los editores: como no ocurría desde hace mucho tiempo, un presidente mexicano –Miguel de la Madrid Hurtado– recibía buenos y halagadores comentarios de la prensa internacional. “El milagro mexicano” se estaba convirtiendo en la frase favorita de los analistas de The Wall Street Journal, Euromoney y The Financial Times.

- El caso de The Economist resulta ejemplar. Un año antes, la revista publicaba una portada con el título “El año del burro-dólar: la peligrosa deuda de México”. Para 1983, cuando el sucesor de López Portillo cumplía 10 meses en el poder, la publicación inglesa presentaba una historia diferente: “México bajo el FMI: la vecindad comienza a levantarse”. Y el texto de portada no escatimaba halagos a MMH: admiración por el desempeño de la economía azteca, ejemplo para otras naciones fuertemente endeudadas, valientes medidas financieras, gobierno fuerte y responsable, caso ejemplar del tercer mundo y un largo etcétera (que incluía algunos piropos un tanto cavernícolas: “MMH ahora puede mirar a los ojos a los banqueros del mundo”).

- Sobra decir que la prensa mundial falló en sus pronósticos. Todos sabemos cómo terminó el periodo presidencial de MMH.

- Sin embargo, los presidentes mexicanos no han perdido tribuna entre los medios internacionales. Pero la percepción general deja mucho que desear: mandatarios con hermanos incómodos, con esposas que tienen supuestas aspiraciones “presidenciales”, con vocación por los errores navideños, o con nulo poder sobre los principales actores políticos del país.

Newsletter
Ahora ve
El Galaxy de Samsung y el reconocimiento facial para pagar
No te pierdas