TLC México-Unión Europea <br>Rumbo a l

México aún no se repone del impacto de su ingreso al tratado de libre comercio de América del Nor

¿Casualidad o coincidencia? México y la Unión Europea (UE) retomaron el -hilo de sus negociaciones para llegar a un vasto acuerdo de libre comercio justo -cuando el panorama económico mundial se ensombrece. En mayo de 1995 ambas -partes firmaron en París una declaración conjunta manifestando su interés en -estrechar vínculos pero tuvieron que pasar más de tres años antes de que el -proyecto cuajara. El acuerdo fue encajonado por diversos motivos, entre los -cuales se cuenta la  crisis económica de México en 1995 y la falta de -definición de lo que sería, debido a que plantea metas muy ambiciosas.

- En la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi) se afirma que la -espera fue para preparar el terreno. “Nos pasamos dos años tratando de -identificar qué íbamos a negociar y cómo hacerlo”, dice Fernando de Mateo, -director para Europa de la Secofi.

- A partir de 1997 comenzaron a calentarse los motores. En julio de ese año se -aprobaron tres acuerdos para permitir que arrancaran las negociaciones, sin que -tuvieran que pasar primero por los órganos legislativos: además del acuerdo -global de libre comercio, se firmó un acuerdo interino y una declaración -conjunta que prevé mecanismos de negociación en temas de competencia. Sin -embargo, tuvo que pasar otro año antes de que comenzaran las negociaciones -formales. Apenas en noviembre de 1998 se hizo el primer acercamiento en la -Ciudad de México y de acuerdo con las autoridades fue para lograr “definiciones -técnicas”.

- El interés de ambas partes crece. En el caso de México, las perspectivas de -que caiga el comercio mundial e ingresen menores capitales extranjeros han hecho -que se pongan en marcha los motores. Además está el factor político: aunque -públicamente las autoridades dicen que el acuerdo se firmará cuando sea -satisfactorio, está claro que desean dejarlo listo antes de que termine el -actual sexenio. “Las negociaciones concluirán cuando consideremos que hemos -conseguido un tratado que otorgue a los productos mexicanos un acceso franco al -gran mercado europeo”, dice un documento oficial de la Secofi referido al -acuerdo con la UE. Pero ya desde ahora se pretende dejarlo listo para que entre -en vigor en el año 2000.

- Convergencia de intereses
-
La idea de ampliar las relaciones comerciales y económicas con la UE surgió -a raíz de una visita que hizo el ex presidente Carlos Salinas de Gortari a -Bruselas en 1993. En ese entonces se planteaba solamente reforzar las relaciones -económicas bilaterales. Sin embargo, la postura de México cambió cuando los -europeos redefinieron, en 1994 –en los Consejos Europeos de Corfú y Essen–, -su estrategia hacia Latinoamérica, principalmente hacia el Mercosur, Chile y -México.

- Como regla general, los europeos no negocian acuerdos de libre comercio con -países que están fuera de sus márgenes ribereños. La entrada de México al -Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLC), a la Organización para -la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y al Foro de Cooperación -Económica Asia Pacífico (APEC), los obligó a actuar. México no sólo es un -importante cliente potencial, sino un eje estratégico para ampliar sus -relaciones con los mercados de Norte, Centro y Sudamérica. Esto explica por -qué será el único país del continente americano que tendrá con la UE un -acuerdo de libre comercio para el 2000.

- No fue una decisión que se tomó a la ligera. Durante meses, los europeos -estuvieron deliberando qué tipo de acuerdo se debía proponer a México. Se -analizaron varias posibilidades, como reforzar el acuerdo en vigor desde 1991, -firmar otro de liberalización comercial progresiva o hacer una negociación -conjunta con el Grupo de los Tres (Colombia, Venezuela y México). Finalmente, -para 1995 la gran mayoría de los países europeos estaba lista para comenzar a -negociar un tratado de libre comercio con México. Y de no ser por la crisis que -se registró ese año en el país, es probable que las negociaciones hubieran -arrancado antes.

- Abrir más mercados
-
Herminio Blanco, titular de la Secofi, asegura que la negociación con la UE -es “una oportunidad histórica” para México, porque permitirá un mejor -acceso de sus productos al mercado más grande del mundo.

- Empero, Héctor Álvarez de la Cadena, presidente de la Comisión de Comercio -Exterior de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación -(Canacintra), afirma que el optimismo del gobierno está desfasado respecto de -la situación real del país. “El mundo de Blanco nos descubre oportunidades -impresionantes, pero si analizamos los datos vemos que sólo son unos cuantos -sectores los que se han beneficiado con el libre comercio”, dice.

- Alguien que se muestra escéptico frente a las oportunidades que se le -abrirán a las empresas mexicanas con el tratado con la UE es Manuel Puig, -director de Derplass, una pequeña empresa del sector de plásticos que, si bien -comenzó a exportar en 1998 a Centroamérica, ve muy poco probable beneficiarse -de este acuerdo no sólo por la distancia, sino también por la falta de -capitales. “No tenemos incentivos para elevar la producción y estamos -rezagados tecnológicamente. En estas condiciones, veo muy difícil competir con -los europeos”, dice. Su recomendación a los negociadores: “Váyanse lento, -señores, para no destrozar a las pequeñas y medianas industrias”.

- Como Puig, muchos pequeños y medianos empresarios están tomando conciencia -de la necesidad de ponerle frenos a la autoridad para que no se opte, como -sucedió con el TLC, por la vía rápida.

- En la convención de presidentes de sección y de consejo de la Canacintra, -realizada en Puebla a fines de septiembre de 1998, hubo empresarios que -cuestionaron fuertemente la posición de la Secofi frente a la apertura -comercial y le imploraron a Jaime Zabludovsky, en ese entonces subsecretario de -negociaciones comerciales internacionales de esa dependencia, que no negociara -el acuerdo con la UE, pues no estaban en condiciones de enfrentar a un bloque -tan poderoso como el europeo.

- En las conclusiones del encuentro se señaló, empero, que si bien la -liberalización implica riesgos para algunos sectores, es necesario entender que -México tiene que pagar un precio para ser competitivo a escala global.

- Por su parte, Álvarez de la Cadena asegura que la Canacintra, que aglutina a -unas 30,000 empresas de todo el país, hará una “defensa a ultranza” de los -intereses de sus afiliados.

- Hay que hacer la tarea
-
Los empresarios mexicanos están abanderados en las negociaciones comerciales -con la UE por la Coordinadora de Organismos Empresariales de Comercio Exterior -(COECE), que dirige Juan Gallardo Thurlow. En esta instancia están -representadas directamente las grandes empresas y conglomerados del país, pues -son los que pueden destinar recursos y personal a este tipo de actividades. En -cambio, las pequeñas y medianas empresas sólo cuentan con el apoyo de sus -respectivas cámaras.

- Roberto Sonnenberger, presidente de la Asociación Nacional de Importadores y -Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), asegura que sería imposible -establecer un mecanismo de consulta diferente al de la COECE, pues en el país -existen más de 30,000 empresas exportadoras y tiene que haber un órgano -aglutinador de todas las propuestas. Sonnenberger afirma que en esta -coordinadora hay canales de escucha para las empresas más pequeñas. “Mi -experiencia es que las puertas están abiertas. Hay un compromiso de la COECE de -recoger los puntos de vista de la pequeña y mediana industria”, dice.

- Sin embargo, Gilberto Ortiz –consultor privado en comercio exterior– -considera que poco ha cambiado desde el TLC y que las negociaciones con la UE -“se están llevando a cabo a partir de la opinión de los grandes grupos y de -los conceptos preconcebidos de las autoridades”.

- En opinión de Álvarez de la Cadena, de Canacintra, la responsabilidad debe -ser compartida. “Si un empresario no tiene capacidad para conocer su propio -mercado, con todo respeto creo que sufre de una enfermedad terminal y que no -tiene derecho de acusar a las autoridades de hacer una mala negociación”, -dice.

- De acuerdo con el dirigente, 90% de los 10 sectores representados en la -Canacintra entregaron a la Secofi sus monografías sectoriales a tiempo. “El -requisito se cubrió en algunos casos con más abundancia de datos que en otros. -Pero se hizo la tarea”, dice. Ortiz, quien también es asesor del Consejo -Químico de esta cámara, puntualiza, empero, que de las 114 secciones de -Canacintra apenas siete presentaron sus monografías en forma completa.

- Relaciones distantes
-
La apuesta de México es abrir nuevos mercados y atraer más capitales -foráneos. Actualmente, la UE es la segunda fuente de inversión extranjera -directa en México y el segundo socio comercial. Entre 1994 y 1997 contribuyó -con 21.5% del total de la inversión extranjera directa (IED) que entró al -país y el comercio bilateral sumó cerca de $14,000 millones de dólares en -1998.

- Pero las exportaciones mexicanas a Europa vienen cayendo desde principios de -los años 90, principalmente porque México se ha centrado demasiado en Estados -Unidos. Antes de 1995, México era el segundo proveedor latinoamericano de la UE -y hoy es el cuarto, después de Brasil, Argentina y Chile. La contribución de -la UE en el comercio total de México cayó de 11 a 6% entre 1990 y 1997. Los -expertos dicen que esta erosión comercial se debe a las desventajas que tienen -los exportadores mexicanos en la UE frente a los denominados países ACP (Asia, -Pacífico, Caribe), agrupados en la Convención de Lomé.

- Los productos mexicanos a la UE están sujetos a aranceles más altos que los -de otros 100 países ACP y de Europa del Este. Un solo ejemplo: la miel mexicana -paga un arancel de 25% para entrar a la UE, mientras que la importada del resto -del mundo entra sin aranceles. Las autoridades mexicanas consideran que el -acuerdo eliminará estas desventajas de acceso y equilibrará las condiciones de -competencia en el mercado comunitario.

- Entre las empresas que más se beneficiarán de la desgravación están los -grupos industriales europeos establecidos en México. Ahora se encuentran en -desventaja frente a sus similares de Estados Unidos y de otros países con los -que México tiene tratados de libre comercio, pues pagan mayores aranceles para -la importación de sus insumos provenientes del viejo continente. Estas -empresas, de los ramos químico, farmacoquímico y alimentos, entre otros, ya -están amenazando con llevar sus capitales a otros países si el acuerdo no -progresa rápidamente.

- Del lado europeo, México no es un gran mercado para sus productos y quizá -nunca lo será por su lejanía geográfica y por su integración al mercado -norteamericano. Pero la evolución de su comercio con esta nación comienza a -preocuparles. Durante muchos años y hasta 1995 México fue su principal cliente -en Latinoamérica y actualmente ya es el segundo. Si bien sus exportaciones al -país se han duplicado a lo largo de este decenio, ellos consideran que no -están explotando a fondo el gran potencial de un país cuyas importaciones -crecen a tasas anuales de dos dígitos.

- Liberalización total
-
Nadie sabe realmente cómo evolucionarán las negociaciones, aunque está -claro que habrá diferencias en cuestiones como la velocidad de apertura, el -tratamiento de las reglas de origen y de las normas de calidad. Ambas partes -reconocen que hay diferencias, pero aseguran que como existe “un objetivo -común” los puentes se irán uniendo.

- Tal como establecen las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) -el acuerdo incluirá a todos los sectores y abrirá los mercados de ambas -regiones en un plazo máximo de 10 años. Las autoridades precisan que el -acuerdo con la UE será similar a los anteriores suscritos por México con otros -países. Todos se componen de siete grandes capítulos: acceso a mercados, -servicios, inversión, propiedad intelectual, compras del sector público, -política de competencia y solución de controversias.

- Aunque aún hay muchas dudas. “Es difícil precisar qué se abrirá en qué -momento”, anota De Mateo, de la Secofi. Por ahora ni siquiera se sabe si las -negociaciones serán por productos o por sectores. Tampoco se ha establecido -cuál será la metodología para negociar las reglas de origen. Lo que sí está -claro es que los europeos quieren una liberalización veloz de los productos -industriales, para recuperar el terreno que han perdido frente a Estados Unidos.

- “Si estamos negociando es porque queremos hacerlo lo más rápido posible -para estar en condiciones de competencia con otros países que ya tienen -preferencias en México”, indicó durante su reciente visita a México Mendel -Goldstein, director para Latinoamérica de la Comisión Europea (poder ejecutivo -de la UE). Considerando que el sector industrial en México se encuentra muy -golpeado por las últimas crisis financieras, el regateo será duro.

- Entre los sectores mexicanos que más amenazados se sienten están los de -alimentos, químicos, bienes de capital, autopartes y farmacoquímicos. Raúl -Picard, director del Consejo de Alimentos de la Canacintra, sabe que en su -sector los efectos del tratado serán nocivos, tomando en cuenta el bajo nivel -de competitividad de las empresas de alimentos. Y es que 80% son pequeñas y -medianas industrias que no cuentan con procesos tecnológicos avanzados ni con -capitales para modernizarse. En algunos casos su retraso tecnológico es de -hasta 15 años. En otras ramas del sector industrial, se presenta un panorama -similar. Salvo algunos sectores muy localizados, como los textiles, muebles y el -cuero, el resto tendrá dificultades para competir con los europeos.

- Álvarez de la Cadena advierte que es importante que México no se deje -presionar por los europeos. Muchas empresas mexicanas ya se vieron afectadas con -el TLC y otra liberalización fuerte –y con 15 países a la vez– puede -romper las cadenas productivas nacionales.

- En el sector agropecuario la situación es un poco mejor, pues los europeos -son menos competitivos que los estadounidenses, principalmente en granos, -lácteos y cárnicos. De hecho, la Comisión Europea (que negocia a nombre de -los 15 países de la UE) desea fijar los plazos de desgravación más largos -para los productos agrícolas.

- En términos de importancia, México no representa una amenaza para su -Política Agrícola Común (PAC). De hecho, apenas 7% de sus exportaciones a la -UE son agrícolas. De Mateo opina que existe una complementariedad en la -producción agrícola y adelanta que no habrá grandes problemas en este tema, -si bien esto no quiere decir que las negociaciones serán sencillas.

- La UE favorece las importaciones agrícolas de sus ex colonias, agrupadas en -la Convención de Lomé y esto significa que México tendrá que cuestionar -ciertos regímenes de cuotas de importación que afectan a sus exportaciones, -tal como sucede con el plátano, que casi ha llevado a una guerra comercial -entre europeos y latinoamericanos.

- De acuerdo con los expertos, las grandes posibilidades de México en -productos agrícolas están en el café, la miel, las hortalizas, las frutas -tropicales, el tabaco, aguacates y productos orgánicos en general. En la rama -agroindustrial se mencionan las conservas y, por supuesto, el tequila, que ya -tiene amplia presencia en la UE.

- Será en 1999 cuando las partes comiencen a intercambiar listas de productos -sensibles y que se definan los alcances reales del acuerdo. En los próximos -seis meses se tiene previsto realizar al menos otras cinco rondas de -negociaciones, de las cuales las dos siguientes tendrán lugar en Bruselas, en -enero y a finales de febrero.

- Normas y reglas de origen
-
Las reglas de origen serán, sin duda, uno de los temas más delicados para -el país. Un ejemplo: con el tratado en ciernes, un auto fabricado en la UE, con -motor alemán, llantas francesas y lámina inglesa se someterá a las mismas -reglas de origen en México, no así un auto mexicano hecho con motor -estadounidense. ¿Cómo se resolverá este problema?

- De Mateo sostiene que aún no hay una estrategia única de negociación en el -tema de las reglas de origen. “Todo dependerá del producto, pues existen -varios métodos para definir esas reglas”, dice. Asegura que el enfoque será -decidir cuál método aplicar en qué caso.

- También está la cuestión de las normas de calidad que asusta a muchos -empresarios mexicanos. Ninguna otra región del mundo es tan quisquillosa con -eso como Europa Occidental. “Son países absolutamente normativizados”, -advierte Álvarez de la Cadena. En efecto. Las normas son mucho más estrictas -en la UE que en México, lo que hace pensar a muchos empresarios que éstas -pueden convertirse en barreras ocultas.

- Aun cuando México logre ciertas concesiones en el acuerdo, está claro que -aquellas empresas mexicanas que quieran exportar a la UE tendrán que hacer un -gran esfuerzo para conseguir toda clase de certificaciones y para mejorar la -calidad de sus productos.

- Puig, de Derplass, considera que esto será muy difícil para las pequeñas y -medianas empresas pues no tienen recursos para dar el salto. “¿Cómo voy a -poder exportar con las normas tan severas que tienen?”, se pregunta.

- Si todo marcha bien, este mismo año habrá un borrador completo de cómo y -cuando se dará la liberalización entre México y los 15 países que forman la -UE. De antemano se sabe que el acuerdo tendrá un plazo máximo de desgravación -de 10 años, tal como establece la OMC. Salvo los trazos generales del acuerdo, -poco está definido.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Sin embargo, las expectativas que asoman en torno a este nuevo proyecto son -bastante moderadas. La relación de México con Estados Unidos es cada día -mayor (cerca de 86% de las exportaciones mexicanas se dirigen hacia este -mercado) y será muy difícil romper con esta tendencia. Además, los -negociadores mexicanos van a esta nueva cita condicionados por las reglas que -rigen bajo el TLC y por los acuerdos bilaterales con Estados Unidos (por -ejemplo, en la cuestión petrolera).

- Hay quienes creen, incluso, que el hecho de que México se enfrente solo a un -enorme bloque comercial es riesgoso. Salvo algunas grandes empresas, con -capitales y tecnología de punta, que en efecto ya están exportando al mercado -europeo, el resto del sector empresarial mexicano verá pasar este acuerdo como -uno más de los muchos que ya rigen las relaciones comerciales de México con el -exterior.

Ahora ve
Ante la controversia de ’13 reasons why’, la clave es la comunicación en familia
No te pierdas
×