Tokio: muchas ciudades

Aquí hay una breve guía para el lugar de moda en este verano, una de las sedes del Mundial.
Juan Antonio Oseguera / Tokio

Suma de barrios (o chomes), la capital japonesa es diversas urbes en un solo centro de actividad intensa día y noche. La ambivalencia oriental se congrega en las calles de la ciudad. Ahí se pueden encontrar grandes centros comerciales –no muchos, por cierto–, templos budistas rodeados de puestos de vendimia religiosa (templo Senso-ji), y santuarios sintoístas discretos y sobrios (sepulcro y templo Meiji-jingu). La capital del este, como la llamó el emperador Meiji, vio nacer a los grandes emporios industriales japoneses (Sony, Canon, Toyota). En las callejuelas, pequeñas y complicadas, aún es posible toparse con una mujer vestida con kimono o un ejército de oficinistas celular en mano.

-

Las tiendas menudas y especializadas abundan; para encontrarlas basta recorrer Ginza o Marunochi. En esta última zona se citan en armonía lo antiguo y lo moderno: el Palacio Real –residencia de la realeza– y edificios de acero y cristal como el del Ministerio de Hacienda. Para completar la postal, hay jardines que invitan al reposo (Higashi-Gyoen y Kitanomaru-Koen).

-

La cara urbana de algunas de sus calles –atiborradas de anuncios, no de vendedores ambulantes– y los toques consumistas del siglo pasado se perciben en la arquitectura citadina, no sin ofrecer algunos pasajes futuristas de lo que serán las urbes ultramodernas del siglo xxi (Odaiba).

-

Las multitudes en Tokio son cosa de todos los días. En el Metro, en la calle, el café, es fácil toparse con ellas. Hay que alzar la vista para no perderse algún buen restaurante en el quinto piso o una tienda de antigüedades en el séptimo. En un solo edificio los citadinos pueden cortarse el cabello, almorzar, comprarse una blusa elegante y zapatos tenis. El hacinamiento de las construcciones altas ofrece una ciudad vertical, que tiene su balance en el Tokio terrestre, el horizontal, donde las masas se mueven para crear una ciudad intensa (Shibuya).

-

La población urbana asciende a 12 millones. En las mañanas vienen pobladores de las ciudades vecinas (Yokohama o Chiba) a la capital, al centro de la enseñanza y las finanzas. Se estima que 22 millones de pasajeros se mueven diariamente en el Metro de la ciudad, otros tantos utilizan bicicletas.

-

¿Comer? En Tokio es un placer. Es común hallar dentro o fuera de las estaciones del tren o del transporte colectivo restaurantes o bares (Ginza). Con el más refinado sashimi o una gran variedad de fideos y pescados crudos, Tokio ofrece una amplia gastronomía que satisface el refinado gusto culinario de japoneses y turistas.

Ahora ve
No te pierdas