Top gun ahora mira a Europa

En 2002 el país adquirió 293% más pertrechos militares en Europa. ¿A qué responde la tendencia?
Marco Appel / Bruselas

México es uno de los países del mundo que menos gasta en armamento. Sin embargo, en 2002 –pese a una reducción de 5% en el presupuesto militar– salió de shopping.

- El dato clave de esta historia es que incrementó sus compras a la Unión Europea (UE), al punto de convertirse en su segundo cliente latinoamericano, detrás de Brasil.

- Según un informe recientemente publicado por la comunidad del viejo continente, ésta aprobó a México 134 licencias de venta por un monto de $130 millones de dólares, frente a 81 en 2001, por $33 millones de dólares.

- De los 15 países de la UE, Suecia y Francia se llevaron buena parte del negocio, al absorber 85% de las licencias vendidas.

- ¿Un revés para el Tío Sam?
El volumen gastado por México en Europa significa ya un 58% del total comprado al gigante militar, Estados Unidos. En 2002 se invirtieron en el principal socio del TLCAN $224 millones de dólares del presupuesto nacional para el área.

- “Ocurre que los europeos están ofreciendo una mejor relación precio-calidad en cierto tipo de armamento”, reconoce un militar mexicano que cumple funciones al otro lado del Atlántico. Y algo de ello debe estar ocurriendo. En 2002, la unión americana realizó ventas totales por algo más que el doble del año anterior, mientras Europa las cuadruplicó en igual período.

- Fusiles, pistolas, municiones, barcos, helicópteros y componentes electrónicos aeronáuticos son los principales elementos bélicos que, hoy, el ejército mexicano elige comprar a la Comunidad Europea.

- Razones extra comerciales
No sólo costos y calidad determinaron la diversificación de proveedores en un área de preocupación estratégica para los altos mandos de la nación. “El punto es no depender tanto del armamento estadounidense y resistir potenciales presiones políticas de Washington”, opina en Bruselas un funcionario de Relaciones Exteriores del gobierno mexicano. De todos modos, en lo inmediato, hay pocas esperanzas de equilibrar la balanza. Unas 113 compañías europeas han hecho negocios con el país desde hace una década. No obstante, las ventas de armas mayores (aviones, barcos, blindados y misiles) representaron durante ese lapso apenas 15% de las norteamericanas.

- Aun así, es innegable que México inyectó un ambiente más positivo al intercambio de armas con Europa. Atrás quedaron los temores de una mala utilización de las mismas. La UE dejó de dar al conflicto en Chiapas la justificación para frenar cualquier transferencia. Según Bruselas, México –ahora– está del lado correcto.

Newsletter
Ahora ve
La Policía Federal brasileña descubre trama para exportar carne adulterada
No te pierdas