Tormenta en los precios

Las lluvias elevan costos de frutas en la capital.
Guadalupe Ramos

Para Bernal Alejandrez, productor y comercializador de piña en la Central de Abasto, 1999 es el  peor de los años: en tres meses las ventas cayeron 80%, los precios aumentaron 100% y los costos de producción se elevaron a más del doble.

-

La causa, el desastre natural en el sur del país. No sólo a él le fue mal. Los productores y vendedores de frutas, legumbres y hortalizas de ese mercado dicen que les ha “llovido sobre mojado”.

-

La piña traída de Veracruz y Oaxaca no alcanza a madurar por el clima, y es difícil levantar la poca que hay en el campo porque “se atascan los camiones”. Se invierten recursos en la contratación de más personas para obtener el producto. Hasta antes de las lluvias, el kilo de piña estaba entre $1.20 y $1.50 pesos, ahora se vende a $3.50 o $4 pesos.

-

Aunque aún hay paso para el transporte, hoy sólo arriban a la bodega de Alejandrez tres camiones con piña por semana contra 15 que llegaban hace tres meses.

-

Los productores de plátano han sacrificado las ganancias, mientras que el precio de la caja del producto se elevó 20%. Ramiro López, transportista de plátano, dice que aunque sí hay paso de Tabasco a la Ciudad de México es difícil sacar el producto. Antes pasaban 10 camiones, ahora sólo cinco. La caja de plátano tabasco subió de $35 a  $42 pesos.

-

Vendedores de papaya, mandarina, jitomate, limón, verdolaga, col, lechuga y frijol sufren las mismas consecuencias de la que es considerada la “peor tragedia de la década”.

-

La papaya, mandarina, piña y plátano son productos que se venden todo el año, pero a principios de la tragedia en el sur del país escasearon. El precio de los fletes también aumentó. Un camión cobra $3,500 pesos el transporte, pero si llueve o hay un percance sube hasta $5,800 pesos, explica.

-

No hay una escasez total del producto, pero las coles, las lechugas y los limones provenientes de Michoacán, Puebla y Oaxaca se han descompuesto por la lluvia. “El limón de Oaxaca casi no llega y el que viene está muy feo”, cuenta un vendedor. En los últimos tres meses las ventas cayeron entre 60 y 70%. “En esta temporada las ventas bajan pero no tanto; está para llorar”, dice otro.

Ahora ve
No te pierdas