Trampolín a la IP

Formado en empresas de gobierno, buscará dar el salto al sector privado.

Ramón Haces es otro mexicano que ingresará a Harvard. Él está fuera del promedio de los que allí van a cursar posgrado: su trayectoria laboral es en el sector público, donde estuvo casi siete años. “Puedo contribuir con cosas valiosas a la comunidad de Harvard”, dice convencido de haber obtenido una significativa experiencia en el área de Pensiones de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) durante seis años.  Luego se convirtió en uno de los más jóvenes directores de un departamento de Riesgos que pueda tener cualquier banco, en su paso por Banrural.

-

“En mi solicitud [de ingreso al posgrado] vendí mi interés en el sector social, aunque haya sido en proyectos profesionales que me dejaron alguna remuneración”, refiere. También participó en una asociación civil que otorga becas universitarias a jóvenes.

-

Su vida profesional y familiar (tiene esposa y dos hijos) no lo desvió de un interés añejo: estudiar una maestría que le diera un sentido práctico a la carrera en economía que cursó en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

El costo será alto, entre lo que dejará de ganar en dos años, el precio del programa y de su vida en Boston, aproximadamente unos $400,000 dólares (confía en las becas y préstamos a tasas atractivas que da la universidad), pero por nada dejaría pasar la oportunidad de estudiar en el lugar que soñaba, aunque postuló en otras siete escuelas. “Harvard utiliza 100% el método del caso, que se basa en discutir los problemas que enfrentan las empresas y buscar soluciones”, el esquema indicado para quien, dice, no quiere regresar a un salón de clases a que un profesor le diga “A más B igual a C”. Cuando culmine estos estudios es improbable que retorne al sector público porque a Haces le atrae la industria de capital de riesgo privada.
Ahora ve
Las razones por las que ONG demandan a Coahuila ante Corte Penal Internacional
No te pierdas
×