Un cafecito para el ocaso

Con su modelo capuchino Vitalis promete ser la mezcla más rica para un mejor retiro.
Dineronet

Muchos dicen que las cosas sencillas son las mejores, pero no siempre. Un simple vaso de leche o un café negro a la hora de compartir la cena con la familia pueden resultar agradables, pero sería más placentero disfrutar ese momento con un delicioso capuchino. Así sucede con los planes para el retiro.

- -

Vitalis, empresa con más de nueve años en el mercado de fondos para el retiro, importó de Holanda el modelo capuchino, diseñado para repartir la carga del costo de la vejez poblacional en tres entidades: el gobierno (leche), las empresas (café) y los trabajadores (capuchino), explicó Jorge López Pérez, socio director de la firma.

- -

De acuerdo con un estudio del Banco Mundial, los países nórdicos tienen mejores condiciones para apoyar la vejez, entre ellos Holanda, donde 20% de la población excede los 60 años. En México únicamente 7% de los habitantes rebasan esa edad, pero en 40 años la proporción cambiará de tal forma que difícilmente los jóvenes podrán soportar la carga, detalló el ejecutivo.

- -

El modelo capuchino fue adaptado por Vitalis a nuestro país de la siguiente manera: Leche. El gobierno es la base para construir una pensión –dice López Pérez– porque el IMSS y las Afore jubilan a los trabajadores con 1.3 salarios mínimos mensuales al cumplir 25 años de cotización; sin embargo, pocos alcanzan a cubrir el plazo señalado y la renta es insuficiente para una persona que gana cinco o más salarios mínimos.

- -

Café. El directivo señala que Vitalis ofrece a las empresas un fondo para administrar la indemnización de los trabajadores a través de rentas mensuales vitalicias, con el beneficio de que ni la compañía ni el pensionado pagarían impuestos.

- -

Lo anterior se debe a que muchas firmas se descapitalizan al liquidar a sus empleados, en un solo pago, los tres meses de sueldo más 20 días por año laborado, conforme a ley. Más aún cuando son personas con más de 15 años de antigüedad laboral. Además, el trabajador se ve perjudicado al erogar alrededor de 30% de su indemnización por impuestos.

- -

Capuchino. Consiste en retener un porcentaje de la aportación quincenal del fondo anual de ahorro del empleado. Así por ejemplo, en vez de entregarle un cheque de $25,000, se le entrega uno por $23 o $20,000 pesos, conservando el resto para su pensión. "Lo que se pretende es conseguir que el trabajador ahorre", lo que difícilmente puede lograrse sin la participación del patrón. Por ello, Vitalis ofrece este modelo a empresas y no a personas físicas. "Eso fue justamente lo que hizo Holanda", comenta López Pérez.

- -

Las organizaciones que contratan este servicio deben dar nombre, edad, antigüedad en la firma y en el IMSS de sus trabajadores. Con estos datos se calcula su Afore (leche) que, junto con la indemnización (café) y el complemento del fondo de ahorro del trabajador (capuchino), integra la pensión complementaria de los empleados. Además, éstas generan altos intereses que ofrecen los fondos de inversión de Grupo Financiero Inbursa, aliado comercial de Vitalis.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Vitalis tiene una dirección en línea (vitalis.com.mx) en la cual los agremiados pueden ver su estado de cuenta o solicitar un préstamo; los patrones pueden pedir reportes personalizados o del conjunto, y el programa hace 100% el outsourcing de la compañía contratante.

-

Ahora ve
Samsung Frame TV es toda una obra de arte
No te pierdas
×