Un coctel tóxico

Las instituciones financieras de EU siguen creciendo y, pese a lo ocurrido en 2008, poco se ha hecho
Simon Johnson

Durante su mandato como senador por Delaware, de 2009 a 2010, Ted Kaufman peleó largamente contra los daños sistémicos producidos por los grandes bancos estadounidenses excesivamente apalancados. Cuando concluyó su ciclo como legislador, al finalizar el último periodo de sesiones del Congreso, algunos pensaron que, a partir de ese momento, sus argumentos recibirían menos atención, al menos de la mayoría de las personas. Pero lejos de agostarse, las ideas de Kaufman parecieran haberse arraigado en los círculos políticos más influyentes.

- El último informe trimestral de Neil Barofsky, inspector general del Programa de Alivio para Activos Problemáticos (Troubled Asset Reflief Program o tarp), es hasta ahora la mejor expresión  de por qué los grandes bancos llegaron para quedarse. El documento de enero debate: “El legado más significativo del tarp, el daño moral y las consecuencias potencialmente desastrosas asociadas con la existencia continua de instituciones financieras que son ‘demasiado grandes como para fracasar’”.

- Sin duda, la ley de reforma Dodd-Frank supuestamente terminará con el problema de los bancos “demasiado  grandes como para quebrar” de muchas maneras significativas. Pero Barofsky duda de que esto suceda, y con razón. Los grandes bancos de Estados Unidos son ahora más grandes en términos de dólares, en relación con el sistema financiero y la economía, que antes de 2008. Entonces ¿cómo hace esto que sea más fácil dejarlos que quiebren?

- Según mis cálculos, a fines del tercer trimestre de 2010, los activos de las seis compañías de holding de bancos más grandes del país estaban valuados en, aproximadamente, lo que equivaldría a 64% del Producto Interno Bruto (PIB), en contraste con aproximadamente 56% de lo que representaban hasta antes de la crisis y aproximadamente 15% de lo que valían en 1995. Barofsky cita a Thomas Hoeing, presidente del Banco de la Reserva Federal de la ciudad de Kansas, que usa las mismas cifras y llega a la misma conclusión: sin duda, los grandes bancos se han vuelto más grandes aún. Hoy en día, los megabancos, cada vez más complejos, son globales. Su potencial de colapso no puede manejarse en el marco de las resoluciones nacionales o de las quiebras nacionales, y pareciera que en el futuro cercano no hay posibilidad de llegar a un acuerdo internacional sobre cómo manejar estos asuntos. De acuerdo con el reporte de Barofsky, la Corporación Federal de Seguros de Depósito (Federal Deposit Insurance), presidida por Sheila Bair, parece estar dispuesta a llevar esta evaluación  a su conclusión más lógica: obligar a los megabancos a simplificar sus operaciones y a deshacerse de algunas unidades, si es lo que se requiere para hacer que el cierre sistemático de operaciones sea una opción posible.

- Desgraciadamente, no hay señales de que el Departamento del Tesoro esté dispuesto a avanzar en esa dirección, y si bien no está en el reporte, todos los indicadores sugieren que la Fed no está adoptando una actitud más severa  con los grandes bancos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Kaufman tenía razón al preocuparse por los grandes prestamistas. Sus ideas han logrado gran aceptación y el debate entre los funcionarios demuestra ser promisorio. Pero la situación sigue siendo grave. Actualmente, los incentivos para los grandes bancos privados están tan distorsionados como los que tenían  las grandes empresas hipotecarias estadounidenses, como Fannie Mae o Freddie Mac, que contaban con muy poco capital y asumían grandes riesgos gracias al hecho de que tenían una garantía implícita del gobierno. El reporte Barofsky lo expresa de la siguiente forma: “De esta manera, el tarp ha contribuido a crear el mismo coctel tóxico de garantías implícitas e incentivos distorsionados”.

- El autor es columnista de Bloomberg News.
Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×