Un escocés para Scott

-

Un día de trabajo de Collin Scott consiste en tomar muchas, pero muchas copas –hasta 80– de whisky. Lo bueno es que es del mejor que se hace en el mundo; lo malo, que no lo traga, como simple medida de supervivencia.

-

Chivas Brothers tiene la tradición de crear un whisky muy suave, una influencia que se ha pasado de master blender en master blender, y cuando Scott creó la más reciente mezcla de la casa, Chivas Regal 18, partió de ese principio.

-

Como buen escocés, además de mezclar sabores, Scott caza, pesca y juega golf. Probó el tequila en Glasgow cuando lo invitaron a cenar al buque escuela de la Marina Mexicana. Allí tomó muppets y tequila con sangrita. Lo que más le gusta hacer durante su visita a México es probar las “margaritas”. Disfruta leer novelas policiacas, pero no se acuerda de cuáles porque las lee tan lento que se le olvidan.

-

¿Cómo se toma su whisky?
En mi trabajo, para probar la mezcla siempre se reduce a 20% de alcohol, por lo que lo tomo mezclado a la mitad con agua, que es como se liberan los aromas y se aprecia al máximo el sabor. Cada quien lo puede tomar como quiera, con agua, con hielo, solo o con refresco.

-

¿Y no siente que están profanando su creación si se lo toman con soda?
No, lo importante es que beberlo sea un placer.

-

¿Cuál de sus creaciones ha sido el mayor reto?
Hacer la edición especial Century, en la que combinamos cien maltas; también cuando en 1993 salió Royal Salut Ruby, un whisky añejado por 40 años en conmemoración del reinado de Isabel I.

-

¿Qué le apasiona de su trabajo?
Me encanta el whisky. Nací en el ambiente y crecí con el whisky a mi alrededor.

Ahora ve
No te pierdas