Un euro muy flaco

-
Jorge Gutiérrez Chávez

De abril de 1999 al 8 de junio de 2000, fecha en la que el Banco Central Europeo (BCE) anunció la última alza de las tasas de interés, el costo del dinero en Europa ha pasado de 2.5 a 4.5%. Las nubes inflacionarias que se asoman en el Viejo Continente, el tímido crecimiento económico de la región y los grandes temores que exteriorizan los alemanes –quienes no se resignan a haber cambiado su sólida divisa por una moneda que no levanta cabeza– son, en gran parte, el origen de esta polémica alza.

-

Interpretado como una señal de las dificultades económicas de la Unión Europea, este nuevo encarecimiento del dinero plantea el problema de si realmente valía la pena introducir las economías de nueve países de la región en el estrecho marco del euro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La opinión pública también está preocupada por la efectividad de la medida, dado que no está muy claro si fomentará o sofocará el crecimiento económico comunitario. Para la institución financiera estas preocupaciones carecen de fundamento: “Europa vive una fase de vigoroso crecimiento. Con esta alza el BCE ha querido lanzar un mensaje de confianza a los mercados y a la opinión pública”, explica Wim Duisemberg, presidente del BCE. Algo que no menciona el análisis del BCE es el daño que podrían sufrir el continente si se alarga la desaceleración estadounidense, que haría que las exportaciones europeas –impulsadas por una moneda débil– perdieran mercados.

Ahora ve
Los hombres tienen más riesgo que las mujeres de morir de sida
No te pierdas
×