Un <i>unplugged</i> casero

La integración de la computadora con nuestro aparato de audio ya es una realidad, no requiere cable

La revolución digital sigue  avanzando con o sin cables. Por más de $2,000 pesos es posible transmitir música desde nuestra PC al aparato de audio de nuestra elección. Si bien existen otras compañías que ya habían hecho su entrada a este espacio, el más reciente competidor en llegar es Apple Computer, con su Air-Port Express, que viene a redondear todavía más una oferta que incluye a iTunes, el reproductor de audio para Mac y PC, y a sus muy populares reproductores de MP3, los iPods, incluyendo los coloridos y anhelados iPods Mini.

- La AirPort Express es una estación de enlace de red Wi-Fi que transmite en los protocolos 802.11B (a una velocidad de 11 MBPS) y 802.11G (velocidad de 54 MBPS). Con este dispositivo o con su hermana mayor (la AirPort Extreme) es posible conectarse a una red de área local (LAN) o a internet (compartiendo ese mismo enlace) sin necesidad de utilizar cables y trabajar o navegar desde la comodidad de la cama, el sofá o donde más le plazca.

- Es mucho más sencillo de lo que crees. Basta con instalar en tu máquina una tarjeta compatible, independientemente de que se trate de una PC o una Mac –verificando que traiga el logotipo de la empresa Wi-Fi–, la diferencia entre una y son otra sólo las funcionalidades.

- La AirPort Express está diseñada para el mercado casero: es compacta, muy portátil y cuenta con tres puertos, uno Ethernet (para enchufar el módem ADSL); USB (para enlazarla a una impresora u otro dispositivo que queramos compartir en red, como un escáner); y finalmente, una salida de audio (para conectarla a un aparato de sonido).

- La configuración es igual de fácil tanto en una Mac como en una PC. Al insertar el CD-ROM, arranca un instalador que nos guía paso por paso hasta que la estación base se convierte en el dispositivo que se comunica inalámbricamente con el modem ADSL, o bien, el AirPort hace las funciones de una estación repetidora que se enlaza y extiende el alcance de nuestra red Wi-Fi. Mientras que la estación Extreme puede compartir su señal con hasta 50 usuarios, la AirPort Express sólo acepta a un máximo de 10, que para una red casera es más que suficiente.

- No obstante, hay otras limitantes que deberás considerar antes de emprender la aventura. El alcance de su señal no es tan amplio ni tan estable. En mis pruebas, la fuerza de la señal comienza a decaer a una distancia de 10 metros y es casi nula a los 20, a pesar de que debería ser capaz de transmitir en velocidades de 11 MBPS a una distancia de hasta 45 metros.

- Pero quizá la restricción más considerable radica en su capacidad para llevar a cabo el streaming (transmisión inalámbrica) de música utilizando la nueva función iTunes que incluye la versión 4.6 de iTunes. En una evaluación que incluyó una estación de trabajo de Hewlett-Packard XW4100 con una tarjeta PCI de Lynksys y una PowerBook a 1.5 MHZ, existió siempre un retraso de un segundo o fracciones de segundo al seleccionar un track de música.

- Considera que, si bien el programa reconoce de inmediato y sin problemas cada estación Express conectada a un aparato de audio, sólo es posible transmitir a una sola locación a la vez. Pero lo más frustrante de la Airport Express es que no permite controlar remotamente lo que hace iTunes, por lo que hay que ir hasta la computadora que realiza el streaming para cambiar de track o la lista de temas, así como la información de lo que estamos escuchando.

- Esta limitante no la tienen otros dispositivos que realizan la misma función de streaming inalámbrico, como los SoundBridge M1000 o M2000, de Roku Labs, (precio sugerido en Estados Unidos de $249 y $449 dólares, respectivamente, aunque sin incluir tarjeta 802.11B. rokulabs.com/) o el Squeezebox Wire-less, de Slim Devices, (costo: $279 dólares. slimdevices.com/). Sin embargo, el AirPort Express transmite a mayor velocidad, con sus tres puertos puede cumplir tres funciones a la vez y su costo es mucho menor ($129 dólares más IVA, precio sugerido en México).

- Los nuevos iPods son el complemento ideal de todo este numerito digital. Nos permiten llevar esa misma librería de música (o sólo una parte de ella) adonde queramos y, mediante una creciente oferta de accesorios, conectarlo sin problemas al estéreo del auto o a otros aparatos de audio, además de que sirven como disco duro externo, guardan videos, fotos u otros archivos muy pesados y hasta pueden funcionar como grabadoras digitales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Cabe, sin embargo, una seria advertencia al consumidor nacional interesado en estos reproductores: comparados contra los que se registran en Estados Unidos, los precios de los iPods en México son hasta 50% más altos. En particular, destaca el precio de venta del solicitadísimo iPod Mini (desde hace meses en Estados Unidos se mantienen las listas de espera para comprarlo). Cuando el minorista lo tiene en inventario, vende cada uno a no menos de unos $5,000 pesos y en Estados Unidos vale unos $249 dólares más impuestos.

- Si bien Apple México sólo “sugiere” un precio de venta, son el mayorista y el minorista los que se llevan la mayor tajada y determinan el costo final. En este caso, claramente aprovechan la novedad y la “calentura” del público. Si, como dijo el poeta, “la moda está hecha de la novedad, madre de la muerte”, la moda de los gadgets es entonces la muerte del presupuesto. Pero ya el popular bolero nos advierte que más pronto que tarde todo, incluso los iPod Mini y sus colores pastel, “bajarán de precio”.

Ahora ve
Chester Bennington, el vocalista de Linkin Park, murió
No te pierdas
×