Un negocio que sí deja

-

Seguramente usted ha escuchado alguna vez los términos haute couture y prêt-à-porter, refiriéndose a lo más destacado del mundo de la moda, pero quizá no sepa a ciencia cierta a qué se refieren los diseñadores con ambas expresiones, tan difíciles de pronunciar como de escribir.

-

Originalmente, los modelos exclusivos eran diseñados por la gente "elegante" y sus sastres para su propio uso, hasta que en 1857 el francés Frédéric Worth fundó la alta costura o haute couture, proponiendo modelos únicos concebidos por él y realizados en telas lujosas. Su éxito fue impresionante: todo mundo quería lucir atuendos originales. Sin embargo, la creación limitada de vestuarios no era negocio y las grandes casas de moda tenían que encontrar una fórmula para hacer de la ropa una empresa redituable. Fue así que en 1949 J. Cl. Weill sugirió crear prototipos con la misma gracia y creatividad que distinguía a los diseñadores más importantes de París o Milán, pero producidos industrialmente. Las prendas se hicieron accesibles a una clientela mayor y se asociaron a la perfumería y los cosméticos. De este modo nació el vocablo prêt-à-porter.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Mientras que actualmente los diseños de alta costura de una marca reconocida significan sólo 18% de sus ganancias, esta línea –digamos, "menos fashion"– cubre el resto, lo que muestra que se trata de un negocio próspero. Tanto, que si en 1930 las casas de moda presentaban entre 150 y 300 modelos anuales, ahora se exponen en las pasarelas casi 10,000 prototipos por año.

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×