Un papel social

Los empleados son discapacitados, el producto descartable y el mercado, enorme.
Tania Lara Ortíz

A punto de graduarse como ingeniero industrial, Luis Daniel Egaña tenía asegurado un puesto gerencial en Procter&Gamble, ganando de $15,000 a $20,000 pesos mensuales. Tras dos años de prácticas en la multinacional, abandonó el rumbo entusiasmado por el premio Frisa de producto innovador otorgado por el Tec de Monterrey, donde estudió Ingeniería Industrial.

- “Fue una decisión difícil”, recuerda. Sin embargo, las memorias del quinto de primaria en La Salle de Chihuahua, donde vendía dulces, y la inspiración de su abuelo emprendedor lo hicieron creer en su proyecto de coberturas higiénicas para sanitarios. Empezar fue más complicado. Visitó a 15 personas que le negaron un préstamo hasta que encontró a los cinco accionistas actuales de Cleanco. “Yo tenía 21 años y pocos confiaban en la empresa por mi edad”, dice.  Un año después, ganó el premio del Instituto Mexicano de la Juventud en la categoría de actividades productivas. Con ello, fue nombrado una de las nueve oportunidades de negocio de 2002 en Latinoamérica.

- A pesar de esto, Egaña sintió que su negocio prosperaba hasta fines de 2002, cuando obtuvo la primera utilidad mensual de $20,000 pesos. El resultado apareció tras vencer los tropiezos iniciales. Separar a sus amigos del negocio y empatar el plan de negocios con la realidad, fueron las pruebas.

- En cambio, la competencia china le permitió mejorar su imagen. La diferencia de precios es ligera y  los protectores orientales sólo se venden en tianguis y puestos informales.

- Poco después, Cleanco se volvió una idea atractiva para empresas extranjeras, tanto por el premio del Instituto como por su labor social. De 20 empleados contratados, 15 tienen  síndrome de Down. Por eso, Bermis Latinoamérica, fabricante de tazas de baño, se interesó en regalar las coberturas de papel desechable en la compra de sus productos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- La alianza que empezó en enero de este año, busca aumentar la producción de Cleanco, de 20,000 piezas mensuales a 200,000 para venderlas en Chile, Colombia, Brasil y México.

- Hoy, la regiomontana vende $120,000 a $200,000 pesos mensuales. Cantidad que los accionistas están ahorrando para incrementar la capacidad de producción. “Los bancos no hacen su chamba de prestar a los emprendedores y por eso, nunca les he pedido prestado”, nos dice Egaña.  Por eso, piensa formar una organización de jóvenes empresarios para impulsar iniciativas de ley que apoyen a los nuevos negocios. También es conferencista con universitarios. “Es algo que me inspira para seguir como empresario y en la labor social.”

Ahora ve
Ante una multitud se realizó el funeral de Felipe de Jesús Pérez “El Ojos”
No te pierdas
×