Un trabajo para el osito

Además de adoptar una mascota, la empresa exige que sus integrantes compartan una filosofía.

El 2 de diciembre de 1945, a las tres de la tarde, salieron los primeros productos Bimbo de una pequeña planta en la colonia Santa María Insurgentes, del Distrito Federal: pan grande, chico y tostado. Ideal y Lara eran las dos marcas de pan de caja en el mercado local y sus días estaban contados. Con 38 empleados y 10 vendedores, la firma hizo una promesa que hasta hoy cumple: ofrecer su mercancía en buenas condiciones en todos los puntos de venta. Ahora, Bimbo vende 750 productos, bajo 90 marcas con presencia internacional y unos 60,000 empleados.

-

"Cuando se fundó la empresa, se consideró conveniente tener una imagen y un símbolo que fueran amables. La palabra ‘Bimbo’ se escogió por tener ese atributo. En aquella época estaban de moda Bambi y Dumbo, que tenían una imagen simpática e infantil. El osito se copió de una tarjeta de Navidad, y se le añadieron el gorro, el delantal y el pan bajo el brazo", explica Roberto Servitje, presidente de la compañía.

-

De aquel personaje estático, en azul y blanco, del que se hacían figuras en plástico y estampas para coleccionar, el osito se ha convertido en una figura más dinámica, que hasta juega futbol.

-

"Lo que más aprecia el público es la confianza en la calidad de los productos, los precios, el servicio y la clase de las personas que integran la empresa", señala el directivo. Añade que la fortaleza de su marca se sustenta en la administración de su capital intelectual. "El primer trazo que hace la empresa es su código de ética, la filosofía. La tenemos muy clara y nos aseguramos que los que integramos el grupo queramos vivirla y nos entusiasme hacerla realidad."

-

"La sociedad mexicana se destaca por sus valores familiares, entre los que se enumera el respeto a los padres, la solidaridad y la unión familiar. El Grupo cuida mucho de respetarlos, sobre todo en el uso de su publicidad", aclara.

-

Servitje indica que el cambio, la globalización y la vida moderna hacen necesaria la transformación de las mercancías. "Mantener sin cambio un producto, por exitoso que haya sido, no parece aconsejable."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Bimbo ha invertido en diversos mercados en tiempos en los que otras compañías se contraen. "Tratamos de aprovechar las oportunidades de crecimiento que se ofrecen. Algunas resultan más difíciles, pero en el fondo nos han permitido aprender y consolidar nuestra presencia en diversas latitudes. Estos esfuerzos, que han sido costosos, nos han permitido una expansión que de otra manera no se habría hecho", afirma.

Ahora ve
Hay un nuevo ganador: Macron superó los largos apretones de manos de Trump
No te pierdas
×