Una fusión defensiva

La adquisición de Gillette por parte de Procter & Gamble, conlleva un aumento del poder de negociac
Xavier Ginebra

El acuerdo de Procter & Gamble para comprar Gillette por cerca de $57,000 -millones de dólares, crearía la empresa de productos para el consumidor más -grande del mundo. De ser aprobado por los reguladores, el trato uniría bajo una -sola empresa a más de 300 marcas conocidas a nivel internacional, desde las -pilas Duracell, el desodorante Guard, y las máquinas de afeitar -de Gillette, hasta el detergente Tide, los productos para el -cabello Pantene y Clairol, la pasta dental Crest, y las -toallas de papel Bounty.

- En principio, la razón de ser de esta histórica operación es incrementar -el poder de negociación del gigante Procter/Gillette frente a las grandes -cadenas de distribución (megadealers) como Wal-Mart. El poder de mercado -de estas cadenas minoristas es tal que ‘extorsionan’ a sus proveedores -disminuyendo así sustancialmente sus márgenes de ganancia. Wal-Mart significa -17% de las ventas de Procter & Gamble y 13% de los productos de Gillette. En -un sector fuertemente competido por empresas como Colgate Palmolive y Unilever, -los márgenes de ganancia se han reducido más. Para algunos consultores, la -megaempresa Procter/Gillette podría aumentar sus márgenes de ganancia en sus -productos hasta 25%. Esta cifra es exagerada, dado lo competido del sector.

- Hay que dejar en claro que Procter y Gillette se dedican a géneros -complementarios, por lo que, en sentido estricto, la adquisición de Gillette -por Procter & Gamble no modifica la estructura general del mercado relevante -de Gillette. Sin embargo, al tratarse de alrededor de 300 marcas, es posible que -la autoridad antitrust de México (Comisión Federal de Competencia), -comandada por Eduardo Pérez Mota, obligue al nuevo conglomerado a desprenderse -de aquellos activos que impliquen una concentración sustancial de poder de -mercado.

- Y por tratarse de una fusión de conglomerado, y al no haber superposición -de productos, no afecta los índices de concentración en el mercado, ni supone -la pérdida de un competidor dentro de éste. Quizá donde tal vez se manifieste -el incremento de poder de mercado sea en los productos de champú. En este -sector existe una competencia como lo muestra la presencia de Loreal y Revlon. -Por ello, aunque la fusión incrementará la participación del poder de mercado -de Procter/Gillette, ésta no otorga poder sustancial en el mercado relevante a -la nueva criatura (artículos 16 y 17 de la Ley Federal de Competencia -Económica).

- No obstante, hay dos cosas que preocupan: en primer lugar el crecimiento –tal -vez desmesurado– de Wal-Mart como megadealer a nivel mundial. Estamos -ante la presencia de un Goodzilla que necesita ser controlado. El derecho antitrust -establece que el tamaño no es atribución de poder de mercado. Es errónea esta -apreciación, ya que a mayor tamaño, mayor poder de negociación, y mayor -capacidad de influir en la estrategia competitiva de otras empresas.

- En segundo lugar, es que si para defenderse de Wal-Mart, las de por sí -grandes empresas se ven en la necesidad de fusionarse para adquirir poder de -negociación, en ambos casos éste se concentra en pocas manos. Ello implica -desplazamiento de competidores, despido de personal, imposiciones unilaterales -de condiciones de contratación. En suma, que el pez grande se coma al chico, -como parece que está sucediendo en esta globalización: todo el mundo, pero -sólo con unos cuantos jugadores.

- Desde la óptica del derecho de la competencia, al dedicarse a géneros -complementarios, se estima que no variará la estructura general de los mercados -relevantes, salvo en algunos productos y servicios donde la Comisión Federal de -Competencia tal vez obligue al nuevo ente a desprenderse de ciertos activos.

- El autor es doctor en Derecho de la Competencia y abogado -asociado en el despacho Witker, Hernández y Asociados.

Ahora ve
No te pierdas