Una historia de televisión

-
Andrés Piedragil

México en 1970. La reunión familiar frente al televisor prometía cambiar: Cablevisión, empresa mexicana fundada con un capital de $20 millones de pesos, inauguraba el nicho local de la televisión por cable. Hace 32 años, a través del canal 10, la firma ofrecía su servicio a 2,000 suscriptores capitalinos –muchos, como se señala en la edición del 29 de julio de 1970 de Expansión, aunque no muy felices con la calidad de transmisión–. Espectadores que, por una prohibición de la Secretaría de Gobernación, no podían observar noticiarios estadounidenses.

-

En ese momento, los directivos aseguraban que la compañía alcanzaría su punto de equilibrio al contar con 10,000 clientes. Las ganancias, decían, llegarán cuando la lista de usuarios mostrara la cifra de 12,000.

-

Después de tres décadas, los fundadores de la organización están orgullosos de su obra: a pesar de la gran competencia que existe en el sector de la televisión restringida, al cierre de 2001 poseía una participación de mercado en la capital de 75% y contaba con 452,000 suscriptores. Además, Cablevisión está trabajando para convertirse en un proveedor de servicios de telecomunicaciones de nueva generación (video y datos de alta velocidad).

Ahora ve
El fracaso es un riesgo del emprendimiento, pero superarlo conduce al éxito
No te pierdas
×