Una nueva generación

Esta edición contiene 30 razones para ser optimistas sobre el futuro de México.
Los editores

El ambiente que hay en el país en temas como el narco y la violencia probablemente lo tienen abrumado. Las malas noticias acaparan los medios de comunicación y, como consecuencia, las pláticas en reuniones y sobremesas. El fenómeno es tan fuerte que deja fuera del radar muchos otros temas y personajes que destacan por valores positivos.

- Ahora, más que nunca, creemos que presentar mexicanos talentosos que están haciendo que las cosas buenas sucedan, es nuestra gran apuesta. Atender lo que tienen que decirnos los jóvenes que forman parte de la generación 2011 de las ‘30 promesas en los 30’ de Expansión tiene que ver con el triunfo sobre la adversidad, las lecciones aprendidas y la evidencia de que construir sueños o ejercer la capacidad para proponer nuevas cosas, vale la pena.

- Para encontrar a los candidatos, este año lanzamos una convocatoria en internet y pedimos referencias a ex treintañeros. A los directores de empresas y personajes influyentes de los negocios les preguntamos si conocían a jóvenes mexicanos que representaran la promesa de que el mañana será mejor que el ahora.

- A través de distintos canales llegaron a la redacción más de 250 propuestas, de las cuales se eligieron las 30 que, por su edad, trayectoria y logros cuantificables, pensamos, escalarán a la cima. Entre los aspectos que más llamaron nuestra atención en la edición de este año destaca la participación de la mujer. Si el número de perfiles recibidos fuera evidencia de su participación en el campo laboral, concluiríamos que aún es pequeña: sólo 20% de las propuestas correspondió a mujeres. Esto, sin embargo, es un avance si se compara con el número de propuestas que tuvimos en años anteriores, que no llegaba ni a 10%.

- También nos dimos a la tarea de reflejar la diversidad del país. Por ello, tenemos arquitectos, financieros, consultores, emprendedores, funcionarios públicos y ejecutivos de empresas. Los treintañeros de esta generación, lo mismo hacen mapas de Medio Oriente para el Ejército de Estados Unidos, que lanzan telenovelas en canales que antes sólo transmitían música. Unos construyen salas de exhibición en China; otros, crean software para controlar cuentas de microfinancieras o reinventan empresas. Desde que iniciamos con esta franquicia, hace nueve años, hasta el día de hoy, hemos detectado 270 talentos mexicanos. Y vamos por más.

- Información y transparencia
Luego del escándalo político-diplomático que WikiLeaks provocó al hacer públicos miles de cables clasificados como secretos por el gobierno de EU, el organismo ya anticipó que el nuevo objeto de sus revelaciones serán las empresas. Por ello entrevistamos a Jacqueline Peschard, la comisionada presidenta del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), para que nos diera su visión sobre el tema (pág. 16). Según ella, cuando se trata de información del gobierno, hay temas que sí deben reservarse por el bien de los ciudadanos. Cuando sucedió el asunto de WikiLeaks, un argumento que ayudaba a explicar el origen de esta megafiltración fue que en los últimos años creció en forma importante el número de documentos clasificados como secretos por el gobierno de EU. Al tener más documentos secretos, se hizo necesaria una infraestructura más grande para administrarlos y eso incluía a más recursos humanos.

- Los editores creemos que las empresas también tienen ‘secretos’ que es válido guardar. Una fórmula para producir un refresco o un proceso industrial que les permiten fabricar a bajo costo son buenos ejemplos. No lo es una lista de clientes de un banco que tienen operaciones sospechosas de lavado de dinero o evasión de impuestos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Nos preguntamos qué tan amplio es el margen de maniobra para que las compañías puedan operar en la cultura de la transparencia y la información, sobre todo aquellas que cotizan en un mercado bursátil o hacen transacciones sensibles para una economía, como el sector financiero. Ojalá que un sitio como WikiLeaks no tuviera lugar en las empresas. Lamentamos que quizás ahí encuentre terreno tan fértil como en el gubernamental.

- Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
Google Photos etiqueta e identifica a tus mascotas
No te pierdas
×