Uniones de crédito: vencer el descrédi

-
LHM

Crisis, planeación financiera deficiente y créditos hacia sectores “desconocidos” fueron los elementos que colocaron a las uniones de crédito al borde del precipicio. Alrededor de 400 intermediarios apostaron a los grandes proyectos cuando su razón de existir giraba alrededor de los préstamos por pequeños montos y de corto plazo.

-

“De repente crecimos demasiado y nos metimos en actividades en las que, sinceramente, a veces no teníamos tanto conocimiento”, admite Eduardo Domínguez Rodríguez, presidente de la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social.

-

Con la crisis de 1994, la mayoría de los socios que contrataron préstamos enfrentó la falta de liquidez. El esquema para otorgar financiamientos estipulaba que cada integrante de la unión estaba sujeto a un préstamo sin garantías equivalente a 10 veces su aportación en el capital social.

-

“Para un proyecto mayor –dice el entrevistado– el socio debía entregar un respaldo adicional a su palabra. Al estallar la crisis, la cartera de los intermediarios registró índices de morosidad tan elevados que evitaron que siguiéramos operando.”

-

Las uniones de crédito del sector social tienen su nicho de mercado en el campo. Orientadas a la actividad agropecuaria, experimentaron la erosión de sus capitales. Al igual que la mayoría de las uniones ganaderas, empresariales o de la construcción, los intermediarios que cayeron en insolvencia trasladaron íntegra su cartera a Nafin.

-

A pesar del rescate, las uniones de crédito continuaron como entidades privadas. “Había posibilidad de quedarnos con la cartera sana –explica–, pero no hubo un acuerdo entre las autoridades y nosotros. Así que traspasamos todos los créditos. Sin embargo, la transferencia fue de buen nivel, pues todos los préstamos estaban soportados con las garantías de los socios.”

-

¿Las autoridades piensan eliminar las uniones? El directivo se muestra evasivo para responder y opina que las instancias gubernamentales cuentan con la facultad de definir cuáles sí tienen viabilidad y cuáles no. Para concentrar las opiniones del sector, los integrantes conformaron el Consejo Mexicano de Uniones de Crédito, que agrupa a las cinco asociaciones existentes.

-

Según Martínez, el consenso del gremio gira alrededor de fortalecer a los ahorradores pequeños. Incluso, adicional a las actividades de los intermediarios, los empresarios tienen el proyecto de crear un instrumento similar a una caja de ahorro.

-

“Hay que regresar al origen de las uniones con un apoyo total al micro crédito –asegura–. Ahí está la verdadera razón de nuestra creación. A pesar de la situación vivida, seguimos en la posición de atender al pequeño productor que sea socio de las uniones.”

Ahora ve
No te pierdas