Unos para todos

La inequidad es el concepto que define la actual política fiscal del gobierno. Y lo peor es que Hac
Alberto Barranco Chavarría

Rota tradicionalmente –digo de la era Echeverría para acá– al ocaso - del sexenio, la intensa luna de miel entre el gobierno y los hombres del dinero - empezó a desdibujarse al amanecer del año, ubicándose en el centro del - diferendo el engendro al que la Coparmex calificó como Frankenstein fiscal.

- El virus de la discordia lo incubaría la dramática caída en el precio del - petróleo, a cuya inercia se romperían tabúes, se cabalgaría a contrapelo y - se apretarían las tuercas hasta trasroscarse...

- Minimizada por consigna, la caída en el ingreso tributario vía las - aduanas, ante la llegada vertiginosa de los acuerdos de libre comercio, la - Secretaría de Hacienda se acordó de pronto de la mina... recargándose en los - países con que no se ha pactado aún... qué le hace si se tambalean los en - ciernes, con énfasis en el que se negocia con la Unión Europea.

- Desdeñada por pragmatismo la opción de gravar al capital que le apuesta al - rentismo financiero, la desesperación se atrevió a imponer un gravamen de - 2.2% a los rendimientos de las inversiones a plazo mayor de un año, por más - que haya graduado la dosis.

- Considerada, ponderada, como la única opción de fomento de la política - fiscal, la parchada matrícula de tributos rompió de golpe la opción de la - depreciación inmediata de las inversiones, a cuya vera se podía deducir hasta - 50% del costo de construcción de un hotel...

- Y aunque en el escenario el mayor incremento en la recaudación (116.37%) - llegará vía el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos, en tanto el Impuesto - Especial sobre Productos y Servicios producirá 50.58% más en relación con - 1998, la ira empresarial apunta con mayor fuerza a una sola palabra: inequidad.

- Los números convocan al escándalo: 90% de la recaudación esperada de - $210,580 millones de pesos por concepto de Impuesto Sobre la Renta, lo cubrirá - sólo 10% de los causantes, lo que desde el otro lado de la mesa implica que el - 10% global será enterado por 90% de los cautivos.

- Peor aún, aunque de acuerdo con el INEGI en México existen dos millones de - negocios, en el padrón de la Secretaría de Hacienda sólo caben 550,000. Más - allá, aunque la población económicamente activa del país asciende a 36 - millones, las personas físicas registradas en la lista alcanzan apenas 5.5 - millones.

- Y aunque se podría alegar con certeza que la realidad fiscal es el espejo - de un país de 33 millones de pobres extremos, el hecho es que la licuadora - está agotando hasta el último girón de zumo: impuesto a bebidas - alcohólicas, impuesto a tabacos labrados, impuesto a cervezas y bebidas - refrescantes, impuesto a servicios telefónicos, impuesto a la tenencia sobre - el uso de automóviles, impuesto al activo de las empresas...

- La paradoja es que este último, ubicado como la última opción para cubrir - el Impuesto Sobre la Renta para las empresas con escasas o nulas utilidades, es - el único que retrocederá respecto a lo recaudado en 1998. El problema es que - la reversa es de apenas 0.03%, es decir, en lugar de los $7,260.5 millones de - pesos de 1998, se recibirán $7,256.6.

- ¿Salud?

- Ahora que a lo mejor la Secretaría de Hacienda no se atreve a repartir más - equitativamente la carga por temor a que se engruese en la misma proporción el - número de inconformes frente a la raquítica reciprocidad de un gobierno cuyo - mayor afán se centra en el rescate de bancos, empresas constructoras de - carreteras y líneas aéreas chatarra...

- ...digo, para no hablar de la campaña televisiva del gobernador de Tabasco, - Roberto Madrazo Pintado, en su patético propósito de alcanzar la grande.

- ¿Impuesto para el impuesto?

Ahora ve
No te pierdas