Usese o tirese

Tal vez sea una disyuntiva simplista. Lo cierto es que llegó el momento de evaluar el Tratado de Li
Ernesto Flores Vega

Ya es parte de la historia patria: justo cuando entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se levantaba en armas.

- Sólo era el principio. Los acontecimientos de 1994 secuestros y asesinatos, para cerrar con la devaluación de diciembre se confabularon para robarle cámara al acuerdo que tantos encabezados generó en los años previos.

- Después de casi un año y medio de vida, y en plena crisis económica, resulta ineludible evaluar sus primeros pasos. Para algunos, su primer año "fue un éxito" para otros, "las circunstancias no dejaron que operara con toda su fuerza". Los más severos afirman: "Fue desastroso".

- El intercambio comercial, hacia arriba
"El propósito de promover el comercio entre los tres países se ha logrado más que suficientemente", asevera el doctor Gustavo Vega, coordinador del Programa México-Estados Unidos-Canadá de El Colegio de México (Colmex).

- Así parece. De acuerdo con información del Departamento de Comercio de Estados Unidos, el intercambio entre ese país y México llegó a un máximo histórico de $100,333 millones de dólares durante 1994. El vecino del norte exportó a México mercancías por $50,840 millones de Dólares, mientras que le vendió bienes por $49,493 millones de dólares. Apoyadas en esas cifras, fuentes de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi) defienden: "Muchos apuntaban al Tratado como causante directo del problema económico que enfrenta México. Nuestro desequilibrio de la balanza comercial no viene del norte, no viene del TLC. El problema es con Asía y Europa".

- Según el investigador del Colmex, el TLC ha logrado que se consoliden en el mercado estadounidense aquellos productos mexicanos que han demostrado tener ventajas en su producción (computadoras y sus partes, motores para vehículos, hilos y cables eléctricos, y automóviles). "Además -agrega-, se advierte un impulso exportador en varios productos en los que el Tratado este generando nuevas oportunidades: cebolla, conservas de fruta, goma de mascar y dulces, pan y galletas, cueros y piel de bovino, camisetas de punto, suéteres y jerseys, velocímetros, tacómetros y sus partes."

- Por el contrario, el doctor León Bendesky, socio-director de la firma consultora Economía Regional e Internacional (ERI), critica: "Las exportaciones mexicanas están terriblemente concentradas y son sectores que además requieren de una alto grado de importaciones para producir".

- Similar es la posición de la Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (RMALC), que en su documento "México en los primeros meses del TLC" anota que en este tiempo "no se ha disminuido ni un ápice la concentración de nuestro comercio con Estados Unidos. Siguen concentradas las exportaciones en unas cuantas ramas y empresas y más de la tercera parte son maquiladoras".

- Inversión, no especulación
Según Secofi, la captación en 1994 de $8,026.2 millones de dólares por concepto de Inversión Extranjera Directa (IED) "se explica, en gran medida, por la entrada en vigor del TLC, el ingreso de México a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y la aplicación del marco jurídico abierto y transparente contemplado en la Ley de Inversión Extranjera, publicada en diciembre de 1993".

- El problema en 1994, como se ha señalado, fue la volátil inversión de cartera ($4,123.4 millones de  dólares en 1994, Según Secofi). De ahí que la RMALC, a la que también se conoce como "la Red", sugiera renegociar el capitulo de Inversiones Extranjeras "para permitir el establecimiento de regulaciones que favorezcan la inversión productiva por sobre la que se dirige a la bolsa de valores o al mercado de dinero (deuda interna) del gobierno federal".

- Bertha Elena Luján, dirigente de la Red, subraya: "El comportamiento de los capitales que especulan a nivel mundial debe enfrentarse como un problema que afecta a todos los países, no sólo a México,.

- Bendesky coincide en que "esos movimientos de capital destruyen las economías, sobre todo las más vulnerables, en donde no hay mecanismos compensatorios". Y aunque enfatiza que las instituciones reguladoras a nivel internacional se van a dar cuenta de que esto ya llegó a su limite", reconoce sus dudas sobre las maneras de privilegiar un tipo de inversión sobre otro.

- No hay chamba
Desde que empezó a hablarse del acuerdo comercial, el empleo fue un asunto espinoso. Ross Perot, el polémico empresario y político estadounidense, hasta habló del "sonido succionante" que se escucharía cuando México empezara a chuparse los empleos de sus compatriotas.

- Aunque existen indicios de que efectivamente se han perdido plazas en el vecino país del norte, en México la situación no es mucho mejor. En una visita reciente a territorio azteca, Jack Otero, secretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Trabajo de Estados Unidos, reveló que su país perdió 17,000 empleos durante el primer año del TLC. Además, reconoció que debido a la crisis en México la cifra de desempleados podría aumentar.

- En México no existen cifras específicas sobre el particular; y en caso de existir, no son públicas. De acuerdo con un informe preliminar de la Red, "en el primer cuatrimestre de 1994, medido por los salarios cotizantes al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que representa la tercera parte de la Población Económicamente Activa (PEA), se perdieron globalmente 69,151 empleos y sólo en la industria manufacturera se perdieron 74,097, que se compensan parcialmente con aumentos en servicios y la industria eléctrica (únicos sectores que tuvieron aumento neto de empleo)".

- La opinión pública parece respaldar esos datos. Según una encuesta realizada por Reforma y El Norte entre 800 habitantes del Distrito Federal y Monterrey, publicada en enero, 84% no percibió mejora alguna en sus salarios con la entrada en vigor del Tratado. Asimismo, ó 3% de los encuestados en el Distrito Federal y 48% de los entrevistados en Monterrey consideran que en el primer año del TLC aumentó el desempleo en el país.

- ¿Ábrete sésamo?
La crisis ha desatado pronunciamientos en el sentido de reabrir el Tratado. Los autotransportistas mexicanos, por ejemplo, lo han solicitado desde hace tiempo. Otros sectores, como el agropecuario, no quieren mayores desgravaciones mientras no se evalúen los efectos que ha tenido el acuerdo. La lideresa priísta María de los Ángeles Moreno, en declaraciones al diario La Jornada, sugirió abrir la discusión sobre el acuerdo. "Si tenemos que ir más lentamente en la apertura –dijo a principios de marzo–, hay que recurrir entonces a la revisión de aranceles, la protección de la industria y que el empleo no caiga tan bruscamente como amenaza caer.

- Sin culpar de la debacle financiera al TLC, Bendesky sugiere reevaluarlo, aprovechar el esfuerzo que ya se hizo ("abrir la economía") y adecuarlo al contexto actual. "En un momento de crisis –aconseja– hay que actuar en consecuencia, y si eso supone revisar algunos puntos del Tratado, hay que hacerlo; es un instrumento, no un objetivo".

- Por lo pronto, la comisión de comercio del Senado de la República ha iniciado, junto con el sector productivo, una evaluación del acuerdo comercial para determinar si es necesario abrirlo. "Hacerlo seria inconveniente, peligroso y desaconsejable", dice a EXPANSIÓN el licenciado Rodolfo Cruz Miramontes, presidente de la comisión de comercio exterior de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin) e integrante del "cuarto de junto" en las negociaciones del TLC.

- El también coordinador del diplomado sobre el Tratado en la Universidad Iberoamericana, agrega: "Si lo abrimos vamos a perder lo que ganamos. No quiero decir que no hubo algún sector en donde no quedamos muy bien. Fue una negociación. Pero si abrimos para mejorar eso, nuestros vecinos nos pedirán otras cosas. Iría en contra de nuestros intereses".

- Para Cruz, el industrial mexicano tiene mucho por hacer. Recuerda que del universo de 11,800 fracciones arancelarias, 7,300 tienen tasas cero a partir de enero del año pasado; es decir, no pagan un solo centavo de arancel. Esto significa que más de 80% de las exportaciones mexicanas están libres de impuestos. Y lanza el dardo: "¿Cuántas de esas fracciones se están aprovechando? Si el sector industrial no sabe cómo quedaron las suyas, de nada sirve".

- Y es que, según él, si el empresario nacional fabrica un bien que no paga aranceles, entonces le convendría inyectarle más dinero su negocio para actualizarlo, invitar a otros socios e ir tras los compradores potenciales. En caso contrario –si los competidores estadounidenses o canadienses producen algo que tenga tasa cero–, el empresario nacional debería buscar fórmulas para reconvertir su planta o hasta asociarse con sus competidores. "Lo que no debe hacer es cambiar de industrial a comerciante, pues significaría ceder terreno a las importaciones", advierte.

- Propuestas a discutir
Con diversos enfoques y a distintos niveles, ya circulan sugerencias para mejorar el Tratado existente. Después de detectar cuatro deficiencias importantes en él la ausencia de un régimen común en materia de dumping y de subsidios, la omisión de una política industrial regional, la omisión de un sistema de reconocimiento mutuo de las normas técnicas y sustentarse en un mecanismo institucional sumamente endeble, Vega sugiere crear una comisión de comercio cuyas actividades no se limiten a reuniones periódicas, sino que sean permanentes.

- En su ensayo "Reestructuración económica, crisis y evolución futura del libre comercio en América del Norte", que se publicará en Foro Internacional, revista del Colmex, el investigador enlista las funciones que tendría tal comisión:

-

    -
  • Vigilar y coordinar a los diferentes comités, grupos de trabajo, las consultas y negociaciones a realizar de acuerdo con el itinerario del TLC.
  • -

  • Articular áreas de política nacionales que son esenciales para la creación de un mercado unificado en América del Norte.
  • -

  • Estudiar la competitividad de las industrias regionales, tales como la automotriz y la electrónica, identificando Áreas de potencial conflicto entre los tres países y sugerir Arreas en las que acciones coordinadas pudieran servir para incrementar y fortalecer la competitividad global de industrias particulares.
  • -

  • Reglamentar los requisitos de ingreso de nuevos miembros al TLC.

- En otro tenor, Luján considera que la situación actual "obliga a revisar todo el modelo económico y, como parte de él, a renegociar el Tratado". Así, la RMALC sugiere incluir al menos los siguientes aspectos en el debate:

-

    -
  • Reconocer las Asimetrías existentes entre los tres países que lo integran y, en consecuencia, pactar fondos de compensación y una renegociación radical de la deuda externa de México.
  • -

  • El capitulo de Inversiones Extranjeras debe permitir el establecimiento de regulaciones que favorezcan la inversión productiva.
  • -

  • Los capítulos de Salvaguardas y Excepciones Generales deben permitir un manejo soberano de las crisis de balanza de pagos.
  • -

  • El capítulo de Energía debe garantizar plenamente la soberanía de México sobre sus recursos.
  • -

  • El capítulo de Reglas de Origen debe establecer un porcentaje nacional dentro del componente regional, garantizando un mínimo de beneficios a los países de menor desarrollo integrantes del Tratado.
  • -

  • El capítulo de Servicios Financieros debe establecer periodos más acelerados de apertura, de manera que se globalicen hacia abajo las tasas de interés y se permita una mayor competitividad de la industria nacional. Además, debe incluir un acuerdo para lograr orden cambiario y estabilidad monetaria.
  • -

  • Por último, el Tratado debe incluir una Carta Social que garantice el pleno ejercicio de los derechos humanos, sociales y laborales para toda la población, y en particular para todos los trabajadores migratorios.

- ¿Un Tratado a prueba de balas?
Desde que iniciaron las negociaciones con miras al TLC, se habló de la influencia que podría tener sobre el sistema político mexicano. ¿Lo sacudiría o fortalecería su empecinado autoritarismo?

- En su libro Sorpresas te da la vida. México 1994, Jorge G. Castañeda, crítico feroz del Tratado vigente, escribe líneas sorpresivas: "Sin TLC –supone–, cualquiera de los acontecimientos devastadores del año –Chiapas, el desafío de Manuel Camacho, el asesinato de Luis Donaldo Colosio, los secuestros de Alfredo Harp y Ángel Losada, la atonía económica, el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu– hubieran bastado para demoler al gobierno; todos juntos muy probablemente habrían derrumbado al sistema político que nos rige desde 1929".

- El sistema sigue en pie, pero las elecciones de agosto de 1994 fueron relativamente limpias, el presidente Ernesto Zedillo ha hablado de un "presidencialismo acotado", de una distancia saludable entre el gobierno y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y se retractó de la opción armada en Chiapas. El Partido Acción Nacional (PAN) alcanzó la gobernatura de Jalisco sin conflictos postelectorales. El hermano del ex presidente Carlos Salinas fue sometido a proceso penal. ¿Es todo ello influencia del TLC?. "Es un hecho –afirma Vega–, porque ahora hay mucha presión. Lo de Chiapas demuestra, por ejemplo, que ahora hay mayor preocupación por no violar los derechos humanos, pues en Estados Unidos y Canadá hay mucho interés en ellos."

- Bendesky disiente: "Todo eso no es necesariamente por el Tratado. Es por un mundo en donde hay CNN y otra manera de penetrar en lo que pasa en un país. Además, estamos viviendo el fin de un régimen político".

- Cautelosa, Luján propone: "Es cierto que hay más cuidado en la forma de gobernar, pues sabemos a quién tenemos enfrente. Pero esto también lo vería como un problema. El Congreso de Estados Unidos se está metiendo en cuestiones de política interna. ¿Cuándo en la historia se había visto que su poder legislativo planteara como condición para otorgarnos un préstamo cambiar nuestra política exterior hacia otra nación, en este caso Cuba?".

- Y cuando finalmente William Clinton optó por otorgarle el préstamo a México haciendo a un lado al Congreso de su país, también surgieron comentarios alusivos al TLC. ¿Se hubieran obtenido esos recursos sin tener un Tratado?, se interrogaron algunos, como ahora lo hacen Cruz y Vega, quienes creen que la respuesta es "no".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Luján responde a su modo: "A lo mejor sin Tratado no hubiéramos necesitado el apoyo, porque la crisis no hubiera llegado hasta donde llegó".

- El TLC, un debate que no cesa.

Ahora ve
Emilio Estefan comparte la receta del mejor mojito de Miami
No te pierdas
×