Vendedor de seguros

En un mercado con gusto por lo ostentoso, esta marca ofrece autos familiares.
RM

De ahora en adelante, el regreso a México de Volvo Auto será cuesta abajo. Ya cumplió los requisitos para vender en el país, superó la etapa de ajuste al ser comprada por Ford, conoce mejor el mercado y los consumidores del país empiezan a reconocer más la marca. “En las últimas dos semanas vendimos más de 40 autos”, presume Jack Dirckx, presidente de Volvo Auto en México. La cifra ya es significativa si se toma en cuenta que un Volvo es apenas un poco más barato que un Audi o un BMW, marcas con más tiempo en el país.

-

Según Dirckx, entre junio, cuando abrió el primer distribuidor, y diciembre, Volvo habrá vendido 300 autos. Para el año 2000, la meta está en 700 o 1,000 autos, una cifra similar a la que han vendido otras marcas de lujo al llegar a México.

-

Dirckx explica que tomará dos años hacer que el mercado mexicano reconozca todos los valores de la marca. “Para nosotros –dice–, es mejor empezar ahora en México, porque ya no se ofrece esa imagen de autos muy cuadrados, muy pesados, que no andaban rápido. Todos los modelos que vendemos aquí tienen motor turbo. El menos poderoso empieza en los 160 caballos”.

-

Eso no quiere decir que Volvo se vaya a convertir en uno de esos autos “sexy” que se anuncian en televisión. “No decimos como las otras marcas que somos lo más prestigioso. Es un auto potente, que se puede presumir, pero lo más importante es que es familiar”.

-

Volvo abrió en junio las concesionarias en el Distrito Federal y Guadalajara y planea abrir la de Monterrey el próximo año. “Fue un error abrir primero en Guadalajara, porque Monterrey tiene un mercado 25% más grande para este segmento”, reconoce ahora Dirckx. También se negocia con concesionarios para abrir más distribuidoras: en la capital –en Polanco–, Mérida, Puebla y León.

Ahora ve
AMLO fue agredido después de un mitin en Huatusco, Veracruz
No te pierdas
×