Victoria de la democracia

Después de los infames atentados al servicio de trenes de Madrid, los españoles se volcaron en las

Si algo puede aplacar el dolor que causan 201 muertes abominables es la imagen de un hombre herido, vendado de los pies a la cabeza, acercando una mano enyesada hacia una urna. Los españoles respondieron a la irracionalidad e inhumanidad del mayor atentado cometido en la historia europea con una participación masiva en las elecciones presidenciales.

-

El resultado fue un cambio de gobierno, unos días de inestabilidad en los mercados bursátiles del mundo y un revés inesperado a la estrategia antiterrorista de George W. Bush.

-

El nuevo presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), anunció un giro respecto a la política exterior de su predecesor, José María Aznar. España sacará a los 1,100 soldados que tiene desplegados en Irak si el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no toma las riendas de la transición en Bagdad.

-

El mandatario estadounidense pierde con Aznar y su Partido Popular a un aliado. La estrategia seguida en Irak por el gobierno republicano sufre así su primer contratiempo. Algo que puede tener su peso en un año electoral en la unión americana, donde el candidato demócrata John Kerry ha mantenido una posición ambivalente respecto a la situación en Irak.

-

Mientras tanto, la economía sigue su rumbo: pese a los atentados, los mercados financieros del vecino país del norte mantienen las expectativas de un crecimiento sólido, con una inflación y unas tasas de interés previsiblemente bajas.

-

La expansión de la producción manufacturera estadounidense en febrero, acompañada de nuevas contrataciones en ese sector, hace prever una mejora en las perspectivas para México. Una tendencia que ojalá no sea interrumpida por un clima político de cismas internos en los partidos y de alejamiento de la población de sus representantes.

-

El riesgo latente es que un nuevo atentado terrorista en suelos de Estados Unidos o Europa aumente la incertidumbre de empresas y los consumidores.

-

Son muchas las reflexiones que puede provocar este hilo de los acontecimientos. ¿Logró Al Qaeda, la red terrorista internacional que parece estar detrás de los atentados, su objetivo? Desde luego, provocó una masacre, su meta inmediata. En cuanto al resultado electoral, lo cierto es que las urnas reflejaron que José María Aznar se sumó a la guerra de Irak en contra de la opinión de 90% de la población. Al final, frente al terror, los ciudadanos optaron por salir a la calle y manifestar su opinión. Una gran lección de civismo.

-

Votaron hasta algunos heridos por las bombas colocadas en los trenes en Madrid. Toda una victoria frente a quienes sólo entienden de destrucción.

-

–Los editores

Ahora ve
No te pierdas