Visión global

-

Entre las muestras pictóricas más importantes gestadas en el país está la que, desde el año pasado, ha generado la escultora Martha Palau. Este año, en su segunda edición, sigue la propuesta anterior de invitar a curadores de las distintas regiones del mundo para mostrar, conforme a las palabras de la Palau, “la pintura en todas sus acepciones”. Y sin duda cumple con su cometido.

- Sirve de sede el imponente edificio del Museo de la Ciudad, que ocupa la que fuera la casona de los condes de Santiago de Calimaya (siglo XVIII). Ahí, siguiendo los lineamientos de una sobria museografía, se despliega “Cinco continentes y una ciudad”, con suficientes espacios vacíos para que el ojo del visitante descanse y pueda retomar lo que, de primera intención, pudiera parecer –por aquello de artistas de todos los continentes– una torre de babel en cuanto a lenguajes. Lo cierto es que esta muestra es reflejo puntual de la migración observada en este siglo; es decir, del enriquecimiento resultante de esos ires y venires de artistas que, al trasladarse, llevan consigo su herencia cultural, y sin despojarse por completo de esta, se insertan en un entorno distinto al cual aportan y del cual se nutren.

- Presente está la fusión de arte y tecnología en muchas de las obras de estos 30 artistas. Aquí se reúnen obras –como bien destaca Marketta Seppäla, responsable de la curaduría de Europa– “con una pluralidad de medios en el mundo más saturado de imágenes que jamás ha existido”.

- Muestra en verdad rica en propuestas, “Cinco continentes y una ciudad” obliga a una o varias visitas a quienes siguen de cerca las manifestaciones del arte actual, aunque también ofrece una espléndida oportunidad para quien desea aproximarse por primera vez.

Ahora ve
No te pierdas