Visiones de Arizona

-
Enrique Chao Barona

Los de Arizona, son paisajes que parecen escenografías traídas desde la luna: valles desérticos de tierra roja rocas puntiagudas, recalentadas por el sol, que recuperan su carácter terrestre cuando se aprecian los puños llenos de alfileres en los nopales, árboles chaparros de tronco verde gamuza, y de manera relevante los enormes saguaros (Ceretis giganteus), cactus de proporciones mayúsculas, que por su abundancia y exclusividad (sólo crecen en partes señaladas del noroeste de México y el sur de Arizona) se han convertido en el símbolo de ese estado.

- Pero además del desierto y todo lo que él contiene, en este estado de la Unión Americana hay otros imanes en el terreno científico y cultural que son muy llamativos.

- Al pie de las estrellas
El cielo de Arizona es tan limpio que los astrónomos lo han escogido para ubicar en diferentes puntos de su territorio decenas de telescopios. Un ejemplo, espectacular por su arquitectura, es Kitt Peak, cerca de Tucson, ciudad que por respeto a los miradores de estrellas prefiere la penumbra.

- También cerca de Tucson, un grupo de científicos ha recielado invitro procesos de la vida, acaso con la finalidad de emprender mañana un largo viaje extraterrestre. Se trata del impresionante centro experimental Biosphere 2. Ese modelo a escala de la biología incorpora diversos biomas del globo; la vegetación (y fauna) del desierto, de la selva, de la sabana, del pantano y del mar (en total alberga 3,800 especies), con un huerto dedicado al cultivo intensivo para satisfacer las necesidades de la tripulación.

- No muy lejos de ahí, el Museo del Desierto Arizona-Sonora (considerado como uno de los 10 mejores de Estados Unidos) colecciona en un espacio relativamente pequeño rasgos y huellas de la inmensidad del lugar: pumas, ocelotes, borregos cimarrón, coralillos, tarántulas, escorpiones y víboras de cascabel.

- En la esfera del espectáculo, hay que recordar que la interminable teleserie Bonanza (recordada por al menos tres generaciones de televidentes) se filmó en estos áridos ámbitos. Otro dato, propio de la nostalgia: al final de los años 30, cierto estudio hollywoodense creó Old Tucson, un pueblo típico de western, para filmar la épica Arizona. Actualmente, esta locación es un parque recreativo en donde se pueden presenciar, con actores a prueba de golpes, escenas de acción al estilo viejo oeste; pero cuando se requiere, el lugar se engalana para filmar nuevas cintas.

- En Phoenix, el visitante puede encontrar rastros de la riqueza de su cultura de cuatro vertientes (india española, mexicana y pionera) en galerías y museo de la ciudad. The Heard Museum, con sabor colonial, resulta ser uno de lo más importantes. En sus paredes y exhibidores cuelgan artefactos que dan pistas para entender a las numerosas culturas que han ocupado esa región. Abundan las cerámicas, los textiles, la cestería y las muñecas kachina.

- El Gran Cañón
Hacia el norte, Arizona se transforma con otros climas. El desierto se queda atrás y se da cabida a un tupido bosque. En Flagstaff (sobre el territorio ocupado por los sin agua, anasazi y cohonina), se encuentra el Museum of Northern Arizona, centro dedicado al estudio de las culturas que sé desarrollaron en la Meseta del Colorado. Piezas de cestería y cerámica de los pueblo, hopi, navajo, pai, y otros grupos completan el rompecabezas de su organización social y de sus patrones de vivienda y población.

- Otro atractivo es el Observatorio Lowell, que debe su nombre a Percival Lowell. Aristócrata oriundo de Boston, fue también un astrónomo que creyó que los canales de Marte eran indicativos de vida extraterrestre. Para comprobarlo, construyó un observatorio que por fuera parece un enorme barril y montó un poderoso telescopio Clark. A pesar de que los canales marcianos fueron sólo una ilusión óptica, Lowell pasó a la historia de la astronomía por haber anticipado la presencia de un noveno planeta más allá de la órbita de Neptuno: Plutón.

- Sede de la Universidad del Norte de Arizona, Flagstaff es paso obligado para ir al Arizona Snowbowl, un centro de esparcimiento que cuenta con las mejores instalaciones para el esquí y una larga carpeta nevada. Las empinadas cumbres de los picos de San Francisco (el punto más alto es el monte Humphreys, con 3,851 metros) extienden a la vista un paisaje que casi corta el aliento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Pero el destino famoso de esta región es, sin duda, el Gran Cañon. Este prodigio mayúsculo es como una obra escultórica, cincelada a lo largo de millones de años por el vertiginoso Río Colorado.

- Y si bien Arizona ofrece más destinos (como la ciudad de Tempe en donde se celebrará el próximo Super Bowl; o Sedona, pueblo frecuentado por multitud de artistas; o el Museo Aeroespacial de Pima, en donde se pueden encontrar desde biplanos de la Primera Guerra Mundial y bombarderos de la Segunda, hasta el SR-71 Blackbird), la imagen de esta maravilla geológica que es el Gran Cañón se graba, al atardecer, en la memoria del turista.

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×