Vive le Mexique!

Hay 700 empresas galas en el país. ¿Qué detiene una mayor inversión?
Marina Delaunay

¿Qué atrae a las compañías francesas a México? Un rápido sondeo nos dice que son las enormes oportunidades que ofrecemos al inversionista: 100 millones de potenciales consumidores, la cercanía con Estados Unidos y una decena de tratados de libre comercio. Algunas, como las automotrices, volvieron luego de décadas; otras retoman su crecimiento o instalan nuevas divisiones de negocios.

-

Sin embargo, México no es la tierra de las promisiones; con un Congreso incapaz de decidir ni proponer sobre las reformas estructurales, muchas firmas que realizaron cuantiosas inversiones están cuestionándose su permanencia a largo plazo.

-

A continuación, sin querer ser exhaustivos, una breve revisión a algunas de las organizaciones francesas más representativas en el país.

-

Fernando Ponasso, vicepresidente para Operaciones en América de  Electricité de France (EDF), no tuvo reparos a la hora de amenazar con la retirada de la compañía del mercado energético si no hay reformas “ya”. EDF es el mayor inversionista del sector en México. “Fuera de China, no hay suficientes atracciones para la inversión –dice el directivo–. Las condiciones mexicanas hoy no son atractivas; el apetito por el riesgo en el mundo se ha perdido.”

-

No es para menos. EDF ha desarrollado cinco centrales de cogeneración de electricidad y un gasoducto donde invirtió $1,500 millones de dólares desde 1998. Eso representa 2,230 megawatts, 6% de toda la capacidad instalada en el país.

-

El corporativo galo reclama una desregulación que permita un mercado de consumidores de más de 2,500 megawatts hora anuales. ”Sin reformas EDF dejará de invertir en México este año otros $1,500 millones de dólares”, dice Cintia Angulo, directora local de la compañía. Advierte que perderían interés en cualquier nuevo proyecto si para fines de 2004 no hay cambios.

-

Se acaba el gas
Otra empresa en apuros es Gaz de France. Según Le Figaro, la estatal energética anunció a fines de 2002 el aumento de capital en México por $140 millones de dólares, debido a la dificultad para penetrar en la distribución de gas.

-

La compañía, que tiene la cuarta parte del mercado mexicano, invirtió $450 millones de dólares en los últimos cinco años.

-

En 2000 obtuvo un préstamo del Banco Europeo de Inversiones por $47.7 millones de euros para la construcción y gestión de una red de suministro de gas natural en el Distrito Federal.

-

Abriendo pozos
Schlumberger ha tenido más facilidades. Está en el país desde 1938 y casi 100% de su negocio lo tiene con Pemex. Luis Roca, director comercial de la firma no acepta hablar de las inversiones totales, pero sí de algunos proyectos en marcha.

-

El más importante está por empezar. En Chicontepec (Veracruz) tendrán un desarrollo de gas y aceite. Por primera vez no sólo ejecutarán las decisiones de Pemex, sino que participarán en el diseño y construcción del proyecto. En la zona hay un tercio de las reservas de petróleo del país.

-

El directivo polemiza: “La falta de reformas frena la inversión porque la ley no facilita la participación privada en la explotación de gas.” Para él la situación es contradictoria: hay gas en el subsuelo, pero México lo importa porque sus empresas no tienen la capacidad para desarrollar el sector. “Los congresistas confunden privatización con participación estatal, pero la ley no niega la participación privada; simplemente dice que el gas es propiedad del Estado y que el único autorizado para manejarlo es Pemex.”

-

Para 2010 México deberá cubrir el doble de la demanda actual de gas. Sin cambios, será difícil. Schlumberger no se rinde. En los próximos cuatro años prevé crecer 10% anual.

-

Aguantando el agua
Jacques Létondot, director general de Suez para México, América Central y Caribe, concuerda en la necesidad de reformas. Su empresa de tratamiento de aguas cubre 90% del territorio y 60% de las aguas negras. El contrato firmado el año pasado durará 20 años y en ese tiempo invertirán $600 millones de pesos para asegurar una cobertura de 98% y construirán una nueva planta para reuso de aguas negras. “México tiene un problema de agua muy serio –dice–. Las tarifas y la recaudación de pagos son muy bajas. Se pierde mucho líquido por deficiencias físicas y comerciales. Otra cosa: sólo se tratan en México 35% de las aguas negras. El daño que se hace al medio ambiente es fatal.” Aparte, faltan reformas en los marcos regulatorios de los municipios. Para que pueda participar en ellos el sector privado tienen que modificar la ley de aguas. Algunos lo han hecho ya, pero los pasos son lentos.

-

EL REGRESO DE DOS AUTOS

-

Vuelta a las ruedas
El caso Renault es de cátedra. Cada año los ejecutivos de la filial mexicana realizan los Renault days en algunas licenciaturas del TEC de Monterrey y en la Universidad de las Américas. Ahí exponen el tema.

-

No es para menos: después de 16 años de estar fuera del país, la empresa volvió con bombos y platillos. Sus resultados en México y en Asia Pacífico contrarrestan la caída de los mercados de Turquía y Mercosur. Y aunque el país representa apenas 3% del volumen vendido fuera de Europa, las ventas nacionales han sido más que positivas. En 2002 –a dos años de operación– vendieron 15,300 unidades; ahora crecerán 30%. También duplicaron sus puntos de venta de 12 (en 2001) a 32 el año pasado; prevén llegar a las 50 en 2003. Además, es el único mercado en donde desarrolla su esquema de franquicias.

-

La firma eligió a México para producir el primer modelo de su alianza mundial con Nissan: el Scénic. Con ellos, en su planta de Aguascalientes, producen Clio y Platina. La firma asiática desarrolla el aspecto industrial y Renault el comercial.

-

La fusión y el TLC aceleraron los planes. “Usualmente [un regreso así] puede tardar cinco años desde el inicio hasta la venta del primer auto”, cuenta Alfonso Monreal, director de Relaciones Públicas. Casos como este da gusto relatar.

-

Carros que importan
Peugeot tenía buena imagen y los consumidores recuerdan cuando estuvimos en los 60, pero no nos conocían tanto”, explica Tamás Kovacs, director Comercial y de Mercadotecnia de la firma en México.

-

La rapidez fue la clave. En dos años sus ventas crecieron 50%. La punta de lanza fue el 206. En apenas un año ganó 5% de participación en su segmento. “En 2003 hemos vendido 1,000 unidades mensuales; con este modelo la marca ya logró la notoriedad que queremos”, dice. La misma confianza tiene en el 307, que fue lanzado en febrero.

-

Con los costos competitivos de Sudamérica, es difícil que Peugeot vuelva a fabricar en el país; sin embargo, prepara su base de operaciones para cuando caduque el decreto automotriz que condiciona las importaciones y que, en su momento, los obligó a salir de México.

-

Citröen se planta
Según fuentes del sector, hace dos años el proyecto de abrir una planta en México entusiasmaba a Peugeot, pero no tanto a PSA –grupo al que pertenece junto con Citröen–.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Hoy resultan más atractivos los mercados de Europa del Este y México puede abastecerse con la producción de Chile y Argentina. Peugeot no vendrá, pero sí Citröen, que ha anunciado su instalación a mediados de 2005. Sus vehículos llevan piezas que pueden reemplazarse con las de Peugeot, lo que reducirá costos de operación.

Ahora ve
La investigación de la presunta injerencia rusa en EU salpica a Jared Kushner
No te pierdas
×