¿A dónde va Japón?

La economía da señales de recuperación, pero los japoneses aún desconfían.
MG

Signos de recuperación en la economía japonesa comienzan a detectarse. Los analistas opinan que a pesar de que se estima un crecimiento de entre 1 y 1.5% para este año, hay todavía una crisis de confianza.

-

Muchos coinciden en que los signos de recuperación de Japón son el resultado de la serie de paquetes emergentes que anteriores gobiernos destinaron a agilizar la economía.

-

Antes de la reforma bancaria, por ejemplo, la gente estaba en un estado de pánico. Sobre todo por la serie de bancarrotas que afectaron al país. No sólo de bancos y casas de bolsa, como Yamaichi, Nomura Securities y Takushoku, sino como la que obligó a Nissan a vender a Renault la tercera parte de sus acciones. Situaciones que Japón sólo había experimentado antes e inmediatamente después de la Guerra Mundial.

-

Estos factores afectan el ánimo no sólo de empresarios, sino del trabajador común y corriente, quien después de haber disfrutado  50 años de seguridad en el trabajo comienza a sentir el caso contrario.

-

Según datos del Centro Japonés de Investigación Económica, hace dos o tres años el promedio de desempleo era de 3%. Este año, por primera vez Japón alcanzará 5% de desempleo. Los analistas esperan que en los próximos dos años la desocupación alcance 6% de la fuerza laboral. Para prevenirse, los japoneses ahorran más y gastan menos.

-

Como se sabe, el gobierno japonés puso en marcha un paquete financiero impresionante, acompañado de un paquete de estímulos fiscales. Según Makoto Utsumi, profesor de comercio y negocios de la Universidad Keio, dichos estímulos han tenido un efecto limitado debido, en parte, a la política monetaria “de cero interés”. Los mismos prestamistas a corto plazo no están dispuestos a dar créditos con cero interés. Además, “esta política ha creado una ‘trampa de liquidez’: las personas tienden a guardar el dinero en efectivo en sus casas y no en los bancos. Cerca de $125,000 millones de dólares se guardan en estas condiciones”.

-

Utsumi considera que a mediano plazo se constatarán los resultados de las, desregulación, principalmente en el renglón que permite el establecimiento de compañías controladoras holdings, lo que atraerá más inversiones. Todo esto dibujará un escenario que permitirá a Japón, según Utsumi, crecer hasta 2.5% en el año 2000.

-

Pero Hiroyuki Inoue, economista del Centro Japonés de Investigación Económica no es tan optimista. “La economía japonesa esta volviéndose ineficiente –dice–. En 1980 debimos realizar las reformas, pero entonces el gobierno tenía la ilusión de que creceríamos hasta 5 o 6% anual. De pronto nos encontramos con una serie de sistemas ineficientes –el sector bancario y algunas empresas privadas– que se llevaron todo entre los pies. No vamos a volver a experimentar la era de la burbuja. Debemos realizar una serie de reformas, particularmente en el sector de servicios, ya que la sociedad está envejeciendo. Las regulaciones del sector industrial son muy rígidas y deberíamos ser mas competitivos en el comercio”.

Ahora ve
Las brigadas internacionales apoyan en Álvaro Obregón
No te pierdas
×