¿Casi listo?

Reestructura y saneamiento. Esas son las palabras que definen al sistema financiero mexicano en el ?
Gerardo Mendiola

Inmerso aún en un intenso proceso de reestructuración y saneamiento, el sistema financiero mexicano mostró en 1999 un dinamismo menor al registrado en 1998. Al finalizar el año pasado, el PIB de este sector creció 2.7%, muy abajo de 4.5% registrado un año antes y también por abajo del promedio de crecimiento de la economía en 1999, que fue de 3.7%. De manera combinada, los servicios financieros aportaron en términos reales $215,600 millones de pesos al PIB de 1999, es decir 14.3% del total, cuando un año antes había aportado 14.5%.

-

La necesidad de remontar esta situación siguió siendo el motor para un aumento de las fusiones, adquisiciones y programas de rescate gubernamentales. No obstante, la aportación al crecimiento de la economía por parte de las instituciones financieras se ha reducido desde 1994 a la fecha. Con todo, para estas instituciones hay luces que indican que después de cinco años hay una recuperación en su rentabilidad, y el proceso de consolidación, acentuado en el 2000, permite vislumbrar mejores perspectivas.

-

A la vez que se han registrado avances en los índices de capitalización de los intermediarios financieros, la rentabilidad ha mejorado. Pero las instituciones financieras aún están lejos de cumplir con la tarea de asegurar recursos frescos en tiempo, calidad, precio y oportunidad, similares a los otorgados en el exterior, por lo que las empresas y sociedad en general deberán seguir esperando para obtener los prometidos beneficios de la privatización de los servicios financieros. No está de más recordar que durante 1999, tan sólo el financiamiento otorgado por la banca se redujo 12%, haciendo aún más difícil la recuperación de particulares y empresas. En esta perspectiva, los quebrantos acumulados en el Fobaproa, ahora en poder del Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB) siguen siendo una factura a pagar durante un largo periodo.

-

En cuanto al nivel de desempeño de los intermediarios financieros, 1999 fue un punto más en el proceso de su recomposición. Los resultados registrados mostraron un mejoramiento en sus índices de capitalización y solvencia.

-

Las cifras para el análisis de 1998 y 1999, utilizando ya plenamente los nuevos criterios contables establecidos por  la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), confirman que los ingresos en conjunto de la banca, aseguradoras, casas de bolsa, afianzadoras, arrendadoras, almacenadoras, casas de cambio y empresas de factoraje crecieron 13.4%, sumando $437,000 millones de pesos. En el desempeño de las ocho actividades consideradas, se observa que todas obtuvieron una mejoría sensible en su resultado neto. En el caso de la banca, las aseguradoras, las afianzadoras y casas de cambio, las utilidades crecieron de manera significativa, en tanto que en las almacenadoras, empresas de factores y casas de bolsa se revirtieron las pérdidas. De esta manera, las utilidades se ubicaron en $13,485 millones de pesos, con un crecimiento real de 84.2%.

-

En cuanto a los recursos movilizados, estos sumaron $1.5 billones de pesos, 10.4% más que en 1998. Obviamente, la banca destaca con claridad, ya que aportó $1.4 billones de pesos, 88.9% de los activos totales. Esta concentración muestra la grave distorsión de que adolece el sistema financiero nacional, en donde fuera de la banca, las otras actividades apenas aportan 11.1% de la actividad. Por ejemplo, el sector asegurador ocupa el segundo lugar con 8.2% del total y confirma, por otra parte, el potencial de crecimiento de estos sectores. Sólo las empresas de factoraje y de arrendamiento, disminuyeron sus activos combinados en 11.2 y 11%, respectivamente.

Ahora ve
No te pierdas