¿Cómo ser reclutador?

El requisito más importante para quienes quieren ser headhunters es obtener el éxito en su vida pr
John Smith

La mayoría de los que nos llamamos reclutadores ejecutivos desarrollamos una o varias actividades con bastante éxito antes de ser atraídos a este negocio. Estúdielo con calma. Los tres grandes en Korn Ferry: McCoy, Papayanapulos y Hamer tuvieron trayectorias profesionales muy dinámicas. Igual pasa con Adolfo Medina y José Denogean de Heidrich & Struggles, Sam Podolsky de Spencer Stuart, José Luis Newman de Amrop, José Sánchez y Darío Pastrana en Egon Zehnder, Rafael de Iturbe en Russell Reynolds. A mí, en tanto, me fue bien en el sector de las agencias de publicidad.

- -

¿Cuál es el factor común que nos ayuda a tener prestigio como reclutadores? Que todos aceptamos el reto de la vida tal como se nos presentó, y lo hicimos bien. No creo que haya alguna experiencia específica de empleo o de entrenamiento que sea la mejor preparación en este nicho. Es cierto que la especialización se incrementa en todos los campos, pero decir que un busca talentos debe tener experiencia en una actividad o industria específica es una falacia. La lógica nos dice que no necesitas experimentar algo para entenderlo. Ejemplo: un tumor canceroso.

- -

Cada uno de nosotros agudizó su particular punto fuerte. Sin hacer consultas con mis colegas, estoy seguro que compartimos los siguientes factores en, por lo menos, tres áreas:

- -

Curiosidad. Una necesidad imperiosa de comprender las necesidades del cliente nos empuja a profundizar más allá del tan trillado perfil de la compañía, o la descripción del puesto. Debemos apreciar los matices, lo implícito, la política, los protagonistas. Somos tan buenos como la clientela que representamos: los que contratan nuestros servicios, si nos dan un trato distante, reciben un auxilio igual de lejano. Quienes nos dan su confianza y nos integran como miembros de su equipo, reciben un trabajo de equipo y un resultado efectivo.

- -

Necesidad de logros. Los reclutadores nos obsesionamos con la exigencia de alcanzar objetivos. El espíritu empresarial es una característica en todos nosotros. Somos intensamente competitivos; duros con nuestros colegas, más enérgicos con nosotros. Somos meritócratas por excelencia. Rara vez es tan clara la relación entre el esfuerzo y los resultados como en la captación de ejecutivos.

- -

Egocentricidad. Este es un negocio que requiere kilos de ego. Sin una personalidad bien desarrollada y blindada, el reclutador puede no encontrar el éxito. La verdadera prueba de la fuerza del ego es saber cuándo y cómo dejar que el cliente piense que la idea fue suya. Son características y atributos que no se enseñan en las aulas, sino en la vida misma.

- -

–El autor es presidente de Smith Search, firma de cazatalentos.

-

Newsletter
Ahora ve
Messi fue sancionado sin jugar cuatro partidos por insultar a juez de línea
No te pierdas