¿Desconfía de su socio?

Estos agentes descubren secretos que pueden afectar un negocio
Lucía Pérez-Moreno

Buscan, rastrean, husmean. No son policías sino espías privados. Gregory Morris (GM), ex agente de inteligencia, y Oscar Casanueva (OC), abogado corporativo, prestan sus servicios en Kroll O’Gara, compañía de seguridad global con 27 años de vida y que hace dos llegó a México.

-

¿Quiénes son sus clientes en México?
OC: Hay de todo. Muchos bancos que tienen créditos pendientes y que están buscando bienes. También empresas que quieren saber más de su socio o de la persona que van a contratar. Tenemos a multinacionales y empresas nacionales.

-

¿Cómo consiguen la información?
OC: No tenemos la libertad de la procuraduría fiscal para pedir estados de cuentas a los bancos pero analizamos bases de datos, historiales de la compañía y nos manejamos mucho con contactos.

-

¿Cuáles contactos?
GM: Banqueros, empresarios o cualquier persona.

-

¿Cómo evitar crear suspicacias al investigar?
GM: Muchas veces nuestros contactos no saben quién es el cliente. Tratamos de disfrazar las preguntas.

-

¿Qué tan difícil es investigar los delitos de cuello blanco en México?
GM: Es más complicado que en Estados Unidos pues allá hay mucha información en línea.

-

¿En qué consiste el servicio forense cibernético?
GM: Mucha gente no sabe que al borrar un archivo sólo está eliminando su nombre, pero que la información sigue ahí. Nosotros podemos abrir la computadora y rescatar archivos borrados.

-

¿Qué recursos utilizan aparte de los contactos y de la computadora?
OC: El registro público y los medios de comunicación. Nos ha pasado que a veces ubicamos a una persona que nos interesa en la sección de sociales de algún diario.

-

¿Cuáles son los problemas de seguridad más comunes en México?
GM: El más importante es el de la seguridad física. A nivel global se está volviendo común el pirateo de información. En una economía tan competitiva, una acción de espionaje industrial puede ahorrar millones.

-

¿Qué tan grave es el problema del fraude en México?
OC: Desgraciadamente es muy común. Lo vemos en los bancos. Recientemente tuvimos el caso de uno que otorgó un crédito a una empresa que estaba inscrita en el registro público y notariada. Todo resultó falso. El dinero se transfirió a través de muchas cuentas y no pudimos localizarlo. Cada mes nos llegan casos, parecidos.

-

¿Se puede cuantificar el monto de los fraudes en México?
OC: Si sirve de estadística, nuestro negocio está aumentando.

-

¿Qué tan adecuada es la legislación mexicana para prevenir delitos de cuello blanco?
OC: Desde 1997 se reforzó el código penal, pero las leyes no están instrumentadas de manera eficaz. La realidad es que entre más sofisticadas son las reglas, más sofisticado se hace el delincuente.

-

¿Qué atributos se necesitan para hacer este trabajo?
GM: En nuestra empresa hay de todo: desde reporteros hasta banqueros y el requisito principal es ser curioso.

-

¿Se consideran agentes secretos?
(Risas de ambos) Sí.

Newsletter
Ahora ve
Lo que quieren los mexicanos de un empleo
No te pierdas