¿Dónde quedó la planeación urbana?

Muchas ciudades con poca infraestructura y escaso mercado. Un puñado de metrópolis con mejor infra
Claudia Olguín

¿Qué mueve la preferencia de ubicación de más de 120 corporaciones de América, Europa y Asia, que este año invertirán en México $11,776 millones de dólares para establecer sus operaciones en diferentes ciudades?

-

Entre muchos otros factores no relacionados con el encanto de la especulación financiera, están el mercado, la seguridad en la inversión, la infraestructura y los incentivos gubernamentales.

-

La satisfacción de las necesidades del capital privado implica un reto para el gobierno de la república, sobre todo cuando sólo cuatro ciudades concentran hoy día la mayor proporción de infraestructura, administración pública, consumidores y dinero del país.

-

La voluntad de los empresarios, sobre todo extranjeros, está aceitando un motor que promete equilibrar el peso económico en diferentes regiones, a través de la creación de numerosos corredores urbanos-industriales-comerciales, aunque su gestación y desarrollo implica requisitos aparentemente difíciles de cumplir. Baste decir sólo que 85 ciudades (sin incluir Guadalajara, Distrito Federal, Monterrey y Puebla) necesitan un área de 150,000 hectáreas para crecer industrial y comercialmente en los próximos cuatro años. Ello significa contar con una superficie igual a la extensión actual de la ciudad de México y su área metropolitana.

-

El problema, sin embargo, no es la escasez de terrenos, sino el régimen de la propiedad ejidal que aún prevalece en 100,000 de las 150,000 hectáreas.

-

En 1993 el gobierno federal lanzó el Programa de las 100 Ciudades (que en realidad abarca a 116), con el que se propone cambiar la situación a través de tres principios rectores: planeación urbana, inversión pública y privada y participación de la sociedad.

-

“Las necesidades de inversión son enormes. El alto crecimiento demográfico del pasado incrementó el rezago y se concentró en sólo -cuatro ciudades”, comenta Luis Castro y Castro, director general de Desarrollo Urbano de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

-

Como resultado de esta iniciativa se logró –hasta el año pasado– la inyección de $2,960 millones de pesos y el inicio de la desconcentración de la población, la inversión productiva y la generación de empleo de los cuatro gigantes urbanos.

-

La perspectiva de Castro y Castro tiene una razón de peso adicional. Se estima que la población de estos cuatro territorios redujo su crecimiento a 1.8% promedio anual, pero aún así se duplicará en 40 años, al pasar de 24.3 millones en 1995 a 48.6 millones en el 2035. Mientras, la población de las 116 ciudades incluidas en el programa crece a una tasa de 2.5% y se duplicará en sólo 20 años. Así, de los 31.4 millones de habitantes que la conforman, se pasará a 62.8 millones en el 2015. ¿Qué significa esto? Tres veces más población de la que actualmente habita en las cuatro grandes zonas metropolitanas.

-

JAQUECAS Y ASPIRINAS
-
Ese dolor de cabeza que se ve venir puede tener solución. Para los próximos años, según la Comisión Nacional de Desarrollo Urbano de la Sedesol, existe una cartera de 92 proyectos por $30,000 millones de pesos para desarrollos inmobiliarios, industriales, turísticos, comerciales, de equipamiento, servicios urbanos, infraestructura vial y reactivación de centros urbanos.

-

El ánimo de la autoridad es grande. De 1990 a la fecha, las tasas de crecimiento han generado importantes movimientos migratorios hacia el conjunto de las 100 ciudades con poblaciones que aportan 50% del incremento demográfico nacional y que crecen a una velocidad mayor a la de la población nacional en su conjunto.

-

Con este y otros atractivos la inversión podría verse atraída, en principio. De ahí que esté en jauja la construcción de parques industriales en los corredores León-Guanajuato, Ciudad Guzmán-Guadalajara, Tehuacán-Puebla, San Juan del Río-Querétaro, Los Mochis-Culiacán, Ciudad Victoria-Tampico, Poza Rica-Veracruz, Fresnillo-Guadalupe. Estados como Nuevo León, Querétaro, Morelos, San Luis Potosí, Baja California, Chiapas, Coahuila y Guanajuato, entre otros, alojarán más de 20 megadesarrollos inmobiliarios con una inversión total de $13,000 millones de pesos. Ahí está el ejemplo del desarrollo Angelópolis en las inmediaciones de Puebla, como uno de los más grandes proyectos.

-

Aun así, los nuevos inversionistas se están dejando llevar por otras cuestiones específicas. “Independiente de la vocación de las ventas, las compañías buscan estar cerca del origen de las materias primas, buena logística y sistemas de distribución atractivos”, comenta Agustín Alvarado, director general de CB Comercial, brazo comercializador del grupo inmobiliario Sare.

-

Alvarado dice que la ciudad de México seguirá siendo la reina del mercado de los servicios, sobre todo de telecomunicaciones y financieros. “Los inversionistas buscan el mercado capitalino porque, por su tamaño, permite establecer el negocio que sea.”

-

Bajo esta premisa, consorcios como Loreto y Peña Pobre, Purina, General Motors y otros, optaron por ubicar sus centros de distribución y bodegas en corredores localizados en Iztapalapa y Cuautitlán.

-

La ciudad más grande del mundo y los municipios que le acompañan fueron escenario del abandono de naves industriales y bodegas a los que se vieron obligados numerosos consorcios.

-

A la fecha, el mercado industrial de la ciudad mantiene las más altas tasas mundiales de desocupación en este rubro, con alrededor de 3,700 a 5,000 metros cuadrados ociosos, de acuerdo con un análisis realizado por CB Comercial.

-

CÓMO ATRAER INVERSIÓN
-
México, a diferencia de países como Chile –que cuenta con $2,500 millones de dólares anuales para inversión en infraestructura, provenientes de fondos de pensión–, se ha tenido que armar de estrategias diferentes de promoción para atraer la inversión extranjera, que sin duda tiene centenas de destinos atractivos contra los cuales debe competir.

-

El Programa de las 100 Ciudades es sólo una parte. Al estómago de los cuatro gigantes -metropolitanos siguen cayendo nuevos proyectos como Visión 2020, el aeropuerto alterno de la ciudad de México, Angelópolis y 124 proyectos urbanos e industriales para los próximos cuatro años en la zona metropolitana del Distrito Federal. Sólo estos últimos requieren de una inversión de $12,000 millones de dólares, necesarios para elevar la participación de la industria en la actividad económica capitalina (apenas aporta 10% del total, mientras que comercio y servicios contribuyen con 45% cada uno).

-

La intención del DDF parece ser la conformación de una megalópolis, donde se conjunte la actividad de los estados colindantes y la zona metropolitana, iniciativa que se contrapone con la intención del gobierno federal de desconcentrar la actividad en el centro del país para generar inversión y empleos en otras regiones.

-

Visión 2020, un proyecto de $34,000 millones de pesos, busca revitalizar las micro, pequeña y mediana empresas exportadoras localizadas en Ecatepec, fomentar los agronegocios en Texcoco y Nuevo Teotihuacán, y desarrollar dos parques industriales que detengan el crecimiento anárquico de 23 municipios del nororiente del valle de México. El programa, en su conjunto, se impulsará a través de la licitación de sistemas de distribución de gas natural para uso industrial y residencial, agua potable, tratamiento de aguas residenciales y disposición de desechos sólidos. La creación de un nuevo centro metropolitano en el altiplano se reforzaría con la edificación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de -México (AICM).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Como pintan las cosas, una decisión de aterrizaje de capitales en masa es difícil. Hay muchas ciudades con poco mercado y pocas metrópolis con mucho. Parece que la planeación urbana ha llegado muy tarde a este país.

Ahora ve
Varias personas son apuñaladas en Turku, Finlandia
No te pierdas
×