¿El centro renace?

Ambiciosos proyectos prometen devolver a la zona una potente vida económica. Algunos empresarios se
Maurizio Guerrero

Con motivo de su reapertura, el 9 de abril pasado coincidieron en el capitalino Teatro de la Ciudad el presidente Vicente Fox, el jefe del Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, y el empresario Carlos Slim. Disfrutaron de una zarzuela dirigida por el tenor español Plácido Domingo. Para quienes gustan de los símbolos, ese fue el arranque del nuevo intento de rescate del Centro histórico (CH) de la ciudad de México.

-

El CH se despuebla a una tasa de 500 personas por mes, según estudios demográficos. Una tendencia que durante más de dos décadas no se ha podido revertir. Con las fachadas derruidas y construcciones colapsadas en su interior, muchos de los 1,436 edificios de carácter monumental que existen dentro de las 668 manzanas –que constituyen el CH y colonias colindantes– consideradas como patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) son ocupados como bodegas comerciales.

-

La gran interrogante es si la actual colaboración entre autoridades y particulares logrará hacer resurgir la vida social y económica de la zona. Ya ha habido proyectos de rescate que fracasaron. El nuevo intento le abre paso al optimismo, porque esta vez hay mayor participación y recursos, tanto del sector privado como del público.

-

Por lo pronto, la federación ha otorgado incentivos fiscales durante los últimos cuatro años por casi $1,500 millones de pesos, con el fin alentar  la rehabilitación del primer cuadro de la ciudad, apoyos que siguen vigentes; el Gobierno del DF destina $500 millones el presente año para la zona y el magnate Carlos Slim ayuda al esfuerzo de recuperación con $100 millones.

-

El renovado interés por rescatar el CH ya se ha reflejado en algunas inversiones privadas, como dos grandes hoteles, un complejo de cines, un centro cultural y oficinas telefónicas, entre otros. Tendrán que lidiar con los grandes problemas de la zona: comercio en la vía pública e inseguridad y, a largo plazo, un probable hundimiento. Si a ellos les va bien, será una buena invitación para que otros inversionistas lleguen al Centro.

-

Guadalupe Gómez, presidenta de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de la Ciudad de México, cree que aquí no hay medias tintas: “El CH es como el alcohólico que ya tocó fondo: o se muere o se recupera. Y no se va a morir porque no lo vamos a dejar, tarde o temprano la zona volverá a ser un gran negocio.”

-

Esfuerzos oficiales
La confluencia de varios proyectos constituye en conjunto el más ambicioso intento que se haya instrumentado para rehabilitar el CH, iniciativas que de algún modo siguen los pasos de planes similares realizados en varias de las principales ciudades del mundo, como París, Barcelona, Madrid, Nueva York, La Habana y Lisboa, según informan las instituciones que promueven los planes.

-A instancias del Ejecutivo, en agosto de 2001 se formó el Consejo del CH, que reúne a más de 130 académicos, artistas, intelectuales, comerciantes y vecinos que de alguna manera están relacionadas con esta parte de la ciudad y cuyo Comité Ejecutivo está integrado por Slim, el cardenal Norberto Rivera, el historiador Guillermo Tovar y de Teresa y el periodista Jacobo Zabludovsky, entre otros personajes públicos. Su labor es aconsejar a las autoridades competentes sobre la rehabilitación de la zona.

-

Slim, presidente del Comité, declaró durante la reinauguración del Teatro de la Ciudad: “Lo que nos falta es tener un poco más de seguridad y que se venga a vivir y trabajar más gente al CH. El esfuerzo de restauración ha sido brutal, pero ahora lo importante es que haya mucha actividad.”

-

Para ello, se ha preparado un paquete de estímulos fiscales a propietarios o compradores de inmuebles catalogados como monumentos históricos, a inversionistas que desarrollen o reparen proyectos inmobiliarios de servicios o comerciales, y a contribuyentes de impuestos sobre la renta y al activo.

-

Con el fin de agilizar los trámites para restaurar y operar un inmueble, también se prevé que el gobierno federal constituya en breve un organismo dedicado a concentrar todas las gestiones burocráticas.

-

Asimismo, según Adrián Pandal, ejecutivo de Inbursa y director de la Fundación del CH (otra de las instituciones con proyectos de rehabilitación de la zona), es probable que en el corto plazo se apruebe una rebaja de 50% al pago del impuesto sobre nómina para las empresas que decidan instalarse en el área.

-

Por su parte, las autoridades capitalinas crearon el Fideicomiso del CH, al cual asignaron $375 millones de pesos para obras de rehabilitación en un área de operación de 34 manzanas. El resto de su aportación –$125 millones de pesos– será empleado por la Secretaría de Seguridad Pública en programas zonales.

-

Creado a principios de 2002, el organismo se ha encargado de identificar los edificios susceptibles de ser restaurados. Para ello, ha asignado cada calle a reconocidos arquitectos que se encargarán de dirigir los proyectos. No obstante, la labor del Fideicomiso va muchos más allá del “fachadismo” y la restauración museográfica del Centro, según Ana Lilia Cepeda, su directora.

-Además de ocuparse de la reconstrucción, la institución ha identificado otros rubros prioritarios en los que comenzará a trabajar. Por ejemplo, respecto a la renovación de infraestructura, antes de fin de año cambiarán los drenajes sanitarios y pluviales de cuatro calles completas y todas las tomas domiciliarias del área. También prevén crear un mejor programa vial que incluya estacionamientos, dado que 400,000 vehículos pasan diariamente alrededor del Zócalo. Asimismo, impulsa un sistema más eficiente de limpia y recolección de basura.

-“El Fideicomiso tiene una encomienda muy clara: rescatar el espacio público del CH”, resume Cepeda.

-

Cariño al centro
“El ingeniero [Slim] le tiene mucho cariño al Centro, donde trabajaron su abuelo, su papá y él. Toda su familia tiene propiedades ahí. Conoce muy bien la zona y su inversión la hace de buena fe. Él podría estar comprando telefónicas en Sudamérica si quisiera hacer dinero. Y también, es cierto, le ve mucha viabilidad al proyecto”, dice Pandal.

-

Desde el año pasado, la Fundación Telmex ha organizado varios programas culturales y de asistencia social en la zona. Desde mayo de este año, la firma creó una entidad específica para apoyar el área: la Fundación del CH, que arrancó con un presupuesto de $100 millones de pesos.

-

Su tarea estará enfocada a cuatro objetivos básicos. El primero es resolver la problemática de los mantos freáticos del subsuelo del CH, porque cada vez se hunde más. De no solucionarse el problema, la zona terminará por colapsarse, advierte Pandal. En segundo término, pretende elevar el nivel socio económico de la población que vive en el primer cuadro, mediante el otorgamiento de microcréditos, asesorías para abrir un negocio, consultas médicas y cirugías gratuitas, entre otros planes. La tercera meta es la restauración de edificios.

-

Por último, la institución quiere revitalizar laboral y habitacionalmente el CH. Por lo pronto, ya adquirió varios inmuebles con el objeto de acondicionarlos para rentarlos como oficinas y viviendas. Y predican con el ejemplo: en los ocho pisos de la Torre Latinoamericana que adquirieron ya instalaron algunas oficinas de Telcel. Además, en un inmueble de la calle Uruguay se ubicará el call center de Telmex.

-

“Pensamos que en esta área podemos llevar a trabajar a unas 5,000 personas en unos dos o tres años”, estima el directivo. La idea de la Fundación no sólo es hacer del Centro Histórico un territorio de oficinas sino impulsar una vocación diferente para cada área de acuerdo con sus características.

-Para cumplir con ese cometido clasificaron la zona en cuatro partes (ver plano en página 66): el Corredor Cultural, que contiene por ejemplo a la Universidad del Claustro de Sor Juana, institución que planea crecer en el mediano plazo de 1,000 estudiantes a 5,000. La organización civil piensa reacondicionar edificios para uso de vivienda media que serán ofrecidos especialmente a ellos y a maestros. El Corredor Tecnológico, ubicado sobre la calle Uruguay. Se proyecta ampliar la Plaza de la Computación, donde se incluirá una sala de exposición de Telmex, una especie de museo que involucrará a los proveedores de las firmas Nokia, Microsoft, HP, IBM, Motorola y otras. El Corredor Financiero, donde se encuentran las calles más cuidadas del CH, y que puede servir para albergar oficinas y viviendas de alto nivel, algo que no se ve en la zona desde hace décadas. Y por último el Corredor Lúdico, alrededor de Plaza Garibaldi, donde se concentran varios teatros y existe una intensa vida nocturna, actividades que se quieren potenciar.

-Según representantes de la Fundación y del Fideicomiso del CH estos planes abren innumerables oportunidades de negocios asociados a uno o varios corredores; entre otros, escuelas privadas, oficinas, vivienda, hoteles, restaurantes, bares, cafés, cines, tea- tros, centros de entretenimiento nocturno, estacionamientos, galerías de arte, comercios de ropa, artesanías, computación, telefonía y otros.

-

Más privados
Hasta ahora, el proyecto más grande en términos monetarios que se ha concretado es la construcción del Hotel Sheraton CH, una franquicia con capital 100% mexicano de un grupo de inversionistas que prefieren mantener un bajo perfil público. La inversión, de $80 millones de dólares, según Carlos Fernández, director comercial del establecimiento, es la punta de lanza del rescate del CH.

-

En 2003 esperan una afluencia de 50,000 huéspedes y proyectan recibir en sus instalaciones a otras tantas miles de personas en sus salones de convenciones. “El hotel tendrá 6,000 metros cuadrados de salones, lo que lo convertirá en el de mayor capacidad en el país en cuanto a este tipo de espacios”, señala Fernández.

-

Además, junto a este complejo –ubicado frente a la Alameda Central– ya se proyecta otro hotel, el Fiesta Inn, que contará con un centro comercial junto a él.

-

Pero los hoteleros no han sido los únicos grandes inversionistas que comienzan a voltear la mirada al Centro. En noviembre pasado se inauguró el complejo de salas de proyección Cinemex Real –antes Real Cinema–, cuya construcción representó una erogación de $73 millones de pesos. Patricia Ornelas, vocera de la compañía, señala: “La inversión está garantizada. El cine ya tenía un público asegurado.”
En opinión de Gómez, a pesar de los problemas de la zona y sin contar con los estímulos fiscales, es conveniente instalarse en el CH. “Se debe trabajar muy duro para acreditar un nuevo comercio y, el Centro histórico, con las miles de personas que transitan diariamente en él, ya está más que acreditado.”

-

Obstáculos
Gabriela Martínez, gerente de local del Burger King ubicado en la calle Corregidora, se queja: “Hay inseguridad y mucha basura –plaga de roedores y cucarachas–, lo que espanta un poco a la gente. Pero definitivamente el principal problema son los vendedores ambulantes.”

-Gómez coincide en que la venta en la vía pública es un gran problema para los comerciantes que operan en el área, y agrega otro: la corrupción. “Para iniciar un negocio deben hacerse infinidad de trámites. De lo que se trata es de meterte el pie. Y ya una vez que se pudo abrir un comercio, si te quieren encontrar alguna falta te la encuentran. Hablando claramente, se trata de soltar lana. La corrupción y la anarquía son los principales obstáculos para un inversionista.”

-

Según la Procuraduría General de Justicia del DF, el CH es la zona con mayor incidencia delictiva de la ciudad. Durante los primeros cuatro meses del año los crímenes allí perpetrados aumentaron 15% respecto al mismo periodo de 2001. Y, según cifras de los comerciantes, 75% de los 60,000 establecimientos del área han sufrido por los menos un atraco en lo que va de 2002.

-

Para contrarrestar tal tendencia, la Secretaria de Seguridad Pública capitalina echó a andar a fines de mayo un programa que incluye la vigilancia por parte de 800 policías en 90 manzanas. De acuerdo con el titular de la dependencia, Marcelo Ebrard, al finalizar este año cubrirán 230 manzanas.

-

Para combatir el comercio en la vía pública, la Secretaría de Gobierno, encabezada por Alejandro Encinas, tiene planeada la reubicación y reglamentación de los puestos informales. No obstante, esto no será fácil de resolver, pues existen fuertes resistencias a estas medidas y han habido varios enfrentamientos entre ambulantes y policías.

-

Con todo, los que tendrán la última palabra serán los habitantes de la ciudad de México: para que el CH reviva es imprescindible que vuelvan a poblarlo. Cepeda pone como ejemplo a la colonia Condesa: luego de deshabitarla dramáticamente como consecuencia del terremoto de 1985, un decenio más tarde la zona recuperó su vitalidad gracias a que la gente regresó.

-

“El espacio debe ser ocupado para que inicie una dinámica social diferente. Cada quien debe poner de su parte. Nosotros, el espacio público, la seguridad y los servicios, y la iniciativa privada debe tener la visión a futuro de  recuperar y darle una vocación distinta a sus edificios”, opina Cepeda.

-

Muchos confían en que la tarea finalmente rendirá sus frutos, pero los plazos son inciertos. “En dos años todavía no vamos a ver nada. Para que haya una recuperación se necesita mucho tiempo: hay que ser realistas”, advierte Gómez. En tanto, Pandal proyecta: “Quién sabe, en cinco años el Centro puede ponerse otra vez de moda”.

Newsletter
Ahora ve
El rescate de una niña que colgaba desde lo alto de un edificio en China
No te pierdas