¿El rey del Pacífico?

Golpeado primero por la competencia de otros destinos, Acapulco ahora enfrenta los efectos del 11 de
Verónica Ortiz

Acapulco intenta recobrar algo más que la memoria de sus viejas glorias. Después de ser el destino turístico más conocido del país, en los años 70 y 80 enfrentó la competencia de otras localidades de playa. De acuerdo con un informe del Centro de Estudios Superiores de la Secretaría de Turismo (Sectur), el ascenso del flujo de visitantes hacia tierras mexicanas coincidió con la culminación del modelo que le había dado vida al puerto: el turismo masivo de playa.

-

Así, no obstante la creciente afluencia de extranjeros al país, Acapulco parece estar agotando sus posibilidades. Muchos de los hoteles a lo largo de la costera están semivacíos durante buena parte del año.

-

Parcialmente es la coyuntura. Según Alejandro Arcaraz, director de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Acapulco, “desde los sucesos del 11 de septiembre registramos una baja en la llegada de visitantes. A eso hay que agregarle la mala coordinación entre el gobierno municipal y el estatal para la promoción de la temporada de Semana Santa y la poca afluencia que trajo el Acafest (Festival Acapulco).”

-

El directivo alude a la decisión del presidente municipal, Zeferino Torreblanca, de tomar en sus manos la promoción turística del puerto, utilizando sus propios recursos y contradiciendo la vieja costumbre de coordinarse con la oficina de convenciones del estado de Guerrero.

-

A su entender, esto explica que la afluencia de visitantes en Semana Santa haya sido tan escueta (el turismo llegó a finales de la primera semana, pero prácticamente desapareció en la segunda, recuerda). “Las comisiones de la Cámara –refiere el ejecutivo– hicieron un estudio donde se indica que los hoteleros perdieron aproximadamente $8 millones de dólares, en tanto que el comercio micro y pequeño sufrió una pérdida de entre $3 y $5 millones de dólares”, durante ese periodo.

-

Este hecho podría mirarse como una mera casualidad si no existieran viejas rencillas entre Torreblanca y el priísta René Juárez Cisneros, gobernador del estado. Aquél es un conocido militante del Partido de la Revolución Democrática, que en 1999 sacó al PRI de la Presidencia Municipal de Acapulco. El más reciente enfrentamiento entre ambos políticos se suscitó el pasado mes de abril, cuando el munícipe y 13 alcaldes correligionarios solicitaron a la Secretaría de Desarrollo Social una auditoría al gobierno estatal por presuntos malos manejos de los recursos del programa de empleo temporal, ya que según Torreblanca, el gobernador no incluía a los municipios dentro del reparto de fondos.

-

Mientras estas disputas partidistas acontecen, el comercio acapulqueño vive una mala época esperando mejorar durante las vacaciones de fin del ciclo escolar. Por lo pronto, en los registros de la Canaco figuran 35 negocios de la costera que han cerrado debido a las bajas ventas, y es fácil advertir un franco pesimismo entre algunos de sus socios hoteleros que ni siquiera contrataron personal eventual para el Acafest porque, simplemente, no hubo necesidad.

-

No obstante, José Jorge Bajos, presidente del Centro Empresarial de Acapulco, está convencido de que la caída en el turismo no es tan grave. De acuerdo con cifras de la Dirección General de Turismo Municipal, la afluencia de visitantes a Acapulco fue de 4.8 millones en 2000, registrando una derrama económica de $1,694.5 millones de dólares. El año pasado bajó a 4.6 millones de turistas que dejaron $1,553.5 millones de dólares. Habrá que esperar a conocer los datos de 2002 para establecer si el puerto ya se recuperó de los sucesos del 11 de septiembre o si la tendencia en descenso continúa.

-

Los hoteles, además, enfrentan una nueva competencia: los condominios que compran los turistas de altos niveles socioeconómicos del Distrito Federal. Los representantes de la Canaco y la Coparmex coinciden en que este nuevo mercado contribuirá a disminuir la ocupación hotelera, pero al mismo tiempo generará nuevas fuentes de empleo en servicios.

-

Si el nicho restaurantero ya es muy competido y atraviesa por problemas burocráticos, la oportunidad de los empresarios está en proveer productos complementarios a la industria turística y atender la demanda de Acapulco, Ixtapa y hasta Taxco.

-

A su arribo al gobierno, Torreblanca estableció tres prioridades: recaudación de impuestos, seguridad e inversión en obras públicas.

-

Según el segundo informe del funcionario, los ingresos del municipio se duplicaron de 1999 a 2001 (para llegar a $369 millones de pesos) y gracias a eso, se otorgaron aumentos de hasta 49% a los sueldos del personal, en especial a las corporaciones policíacas. El presupuesto de seguridad pública llegó a más de $60 millones de pesos.

-

Bajos asevera que muchos de sus socios sí reconocen los beneficios de la administración de Torreblanca, sobre todo en pavimentación de calles y en la construcción del relleno sanitario, un proyecto de reciclaje de basura para el cual se estima una inversión de $12 millones de pesos.

-

No obstante, recalca que el presidente municipal debe frenar el número de concesiones que el gobierno estatal emite a taxistas y, además, evitar que haya transportistas sin permiso. “El que sale afectado es el turista.”

-

Arcaraz dice que con Torreblanca la seguridad en el área turística ha mejorado considerablemente, pero critica la mano dura que ejerció en el ámbito fiscal, obligando a los empresarios a ponerse al día mientras en las calles se incrementaba el comercio ambulante. “Esta es una enfermedad peor que el sarampión. Sabemos quiénes son los líderes, pero detrás hay mucha gente influyente que los apoya. Es más, las autoridades les dan permisos para vender en vía pública y no les exigen que paguen impuestos. Para muestra está el mercado central, en donde el ambulantaje se ha apropiado de calles aledañas invadiendo las aceras y robando luz pública.”

-

En cambio, agrega, las licencias para restaurantes se han complicado. Con la administración de Torreblanca entró en vigor una nueva ley de ingresos para estos establecimientos que determina el monto de la licencia de funcionamiento dependiendo de la zona, los metros cuadrados del local, el número de empleados y el tipo de negocio. Arcaraz comenta que cada licencia pasa por la aprobación de nueve personas, lo que hace muy lento el trámite y genera multas a quienes operan sin sus expedientes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Bajos asegura que existen inversionistas interesados en desarrollar Acapulco, pero lo primero es modernizarlo. “Mientras tengamos pleitos políticos y ambiciones personales no mejorará nada.”

Ahora ve
Este hombre se convirtió en el héroe del Starbucks
No te pierdas
×