¿Especie en extinción?

Según el lugar común, la globalización amenaza a los empresarios nacionales, pero muchos mexicano

Hay quien dice que la globalización atenta contra la supervivencia de los hombres de negocio del país. Sería mejor replantear esta creencia y decir que desafía la permanencia de algunos de ellos.

-

Quienes creían que podrían seguir acrecentando su patrimonio con base en prebendas pactadas con el poder y una actitud cerril frente la competencia están ahora entonando su canto del cisne, mientras otros muchos mexicanos demuestran que es posible adaptarse y crecer a marchas forzadas en las actuales circunstancias.

-

La lista de los 100 empresarios más importantes de México que Expansión publica en este número refleja el nuevo talante de la economía del país. Es muy significativo que este año haya sido uno de los que más cambios ha registrado con respecto a su precedente. Han desaparecido grandes nombres que siempre habían figurado entre los líderes, mientras otros han perdido varios lugares en la clasificación. En su lugar, la lista refleja el surgimiento de una camada de jóvenes que han sabido encontrar nuevos nichos de desarrollo para sus compañías.

-

Hay ausencias especialmente notables, como las de Roberto Hernández y Alfredo Harp, quienes ya no tienen cabida en el listado tras vender su participación mayoritaria en Grupo Financiero Banamex-Accival a Citigroup. Ambos poseen amplios recursos en sus billeteras, por supuesto, pero por lo pronto no los han destinado a una actividad empresarial concreta. También llama la atención la fuerte caída en la clasificación de Alfonso Romo, quien vendió su participación en Seguros Comercial América, la mayor aseguradora del país, para pagar las deudas contraídas por sus actividades en biotecnología. En ambos casos sería difícil augurar un declive definitivo, puesto que se trata de hombres de negocio con probada capacidad para la creación de valor y que siempre han demostrado tener más de un as en la manga con el que regresar a los primeros puestos.

-

Resulta aún más llamativo corroborar, a través de la relación, cómo está creciendo la libre competencia en México. Un buen ejemplo serían los nombres asociados con las grandes firmas constructoras -que siempre han estado íntimamente relacionadas con las obras públicas- los cuales están dejando su lugar a empresarios más proclives a la construcción de vivienda y parques industriales.

-

El dinero fluye cada vez más de la iniciativa privada hacia la iniciativa privada, sin la intermediación o la ayuda del gobierno (algo que parecía inevitable hace apenas unos años), y esa es una noticia que todos deberíamos celebrar. Aún los empresarios con más tradición en la lista se enfrentan a un ambiente más competido.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Nuevos personajes han subido ahora a la palestra. Se trata de jóvenes que se arriesgaron a apostar por sectores que en su momento se consideraron de dudoso crecimiento o de difícil penetración, y no tuvieron miedo de enfrentar al gigante en turno. Se arriesgaron, lucharon para que prevaleciera otra lógica y ahora están recolectando los frutos de su apuesta. La buena noticia es que estas nuevas caras nos permiten dibujar una tenue sonrisa al futuro empresarial del país.

–Los editores
Ahora ve
La investigación de la presunta injerencia rusa en EU salpica a Jared Kushner
No te pierdas
×