¿Inflación en la bolsa?

-
Arturo Hanono

La notable recuperación, a finales de junio y principios de julio, en las cotizaciones de las acciones que operan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) es sin duda algo que llama la atención. Sobre todo, si se toma en cuenta que el cambio se da de manera repentina y en un período muy corto.

-

Al cierre del jueves 13 de julio de 1995 el indicador bursátil registró 2,575 puntos; así, el mercado accionario reflejaba entonces una ganancia de 8% en lo que va del año. Sin embargo, al revisar solamente las cifras de esos primeros días de julio, el crecimiento que se registra entonces es de 17 puntos porcentuales. Es decir, en menos de dos semanas la BMV presenta el doble de ganancia de lo cosechado durante el primer semestre del año.

-

¿Recuperación en fast-track? Aunque los anteriores datos resultan llamativos, lo que es más sobresaliente es considerar que la bolsa registró un nivel mínimo de 1,448 puntos a finales de febrero. Así, a la primera quincena de julio las ganancias de la BMV sumaban alrededor de 78% en 135 días.

-

Un repaso a la evolución del índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV nos permite identificar diferentes reacciones de los inversionistas, en las que se pueden distinguir varias facetas.

-

Durante la caída del primer bimestre de 1995 (el IPC bajó de 2,376 a 1,448 unidades, del 31 de diciembre del 94 al 28 de febrero pasado; es decir, una contracción de 39%), el mercado se caracterizó por la incertidumbre. Así, la paridad del peso frente al dólar estadounidense se acercó a los N$8 nuevos pesos y las tasas de rendimiento de los Cetes alcanzaron los 90 puntos porcentuales. Durante este periodo nadie quería comprar acciones.

-

En una segunda fase (marzo a junio), la BMW experimentó un rebote técnico, brincando de 1,448 a 2,200 unidades (lo que representa una recuperación de 52%). En esta fase, los precios de las acciones recobraron parte de lo perdido en pesos, pero no en dólares; por su parte, las tasas y la paridad comenzaron a bajar. En suma, regresó el interés de los inversionistas por la BMV, si bien no de manera significativa.

-

El importante avance que se observó durante las dos primeras semanas de julio no sólo obedece a un ajuste de expectativas sino, también, a una revaluación en dólares del mercado, en vísperas de los reportes al segundo trimestre. Este proceso requerirá de un periodo de consolidación (toma de utilidades), el cual permitirá seguir recuperando terreno con mayor solidez.

-

Sin embargo, desde nuestro punto de vista, la BMV inició una nueva fase en la que los ajustes se darán sobre la marcha: mientras algunas emisoras se ajustarán a la baja, otras continuarán recuperando terreno. Este desarrollo puede ser visto como una escalera en la que hay trechos de subida muy bruscos y largos descansos (como los que, de hecho, se vivieron en otras ocasiones, por ejemplo, durante 1993).

-

Papeles con descuento. Sin embargo, la afluencia de recursos del exterior (hoy los dólares poseen mayor poder adquisitivo que en diciembre pasado, pues tienen la posibilidad de comprar acciones a casi la mitad de su anterior valor en dólares) podría generar un proceso inflacionario en los valores de renta variable, mercado en el que existe una fuerte demanda de papel debido a una limitada oferta.

-

Una emisora como Telmex, por sólo citar el ejemplo más representativo del marcado accionario, que alcanzó un precio histórico de N$11.24 nuevos pesos por acción, aún alcanzando este máximo en términos de la divisa estadounidense se encuentra a la mitad del valor que alguna vez tuvo.

-

Además del gran poder adquisitivo del dólar, debe tomarse en cuenta que un movimiento alcista en la bolsa de Nueva York durante el primer semestre ofrece comparaciones interesantes frente a la BMV. El 30 de diciembre, el índice Dow Jones cerró en 3,834 unidades; a finales de junio alcanzó los 4,556 puntos y al 13 de julio sumaba 4,727 unidades. Ello refleja una ganancia de 23% en lo que va de 1995 y de 4% durante las primeras dos semanas de julio.

-

Si analizamos al mercado mexicano desde una perspectiva interna, el alza será vista con extrañeza, incredulidad y escepticismo. Pero desde un enfoque internacional, resulta más fácil -o, por lo menos, más justificado- el entender los movimientos del mercado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En esta nueva fase, el flujo de recursos representa (por supuesto) un factor importante para impulsar el proceso alcista. Sin embargo, un ingreso lento y constante podría provocar un proceso inflacionario en las cotizaciones. El efecto sería como el de muchos pesos correteando a, relativamente, pocas acciones.

Ahora ve
El primer crucero ecológico y sustentable será realidad en 2020
No te pierdas
×