¿Jaque al rey?

Alejandro Burillo inicia la reestructuración de sus negocios. ¿La pasión por el futbol mina su co
Roberto Aguilar

Fue en 1999 cuando Alejandro Burillo decidió abandonar definitivamente Televisa. En un escueto comunicado, la empresa de medios explicó en aquel entonces que el directivo se concentraría en el desarrollo de Pegaso. Con más de $1,000 millones de dólares y un equipo de socios estratégicos, el güero estaba decidido a convertirse en dueño del segundo operador de telefonía inalámbrica del país. Esta firma sería el eje para la conformación de un grupo empresarial que englobaría sus diversos negocios, que incluyen, entre otros ramos, futbol, editorial, satélites, televisión por cable, servicios financieros e inmobiliarios. Altas inversiones, creciente nivel de deuda y una feroz competencia provocaron que la rentabilidad de Pegaso fuera más lenta de lo planeado.

- -

Fuentes cercanas al magnate comentan que no estaba dispuesto a seguir invirtiendo y optó por transferir el control de la compañía a la ibérica Telefónica. Este es quizás el movimiento más significativo, aunque la reconfiguración de sus negocios no se limita a él. La cadena radiofónica w, que pretendía en el mediano plazo lograr un alcance regional, fue suspendida sólo tres meses después de que fuera lanzada con bombo y platillo. Además, IXE Grupo Financiero –donde Burillo funge como el principal accionista– vendió su participación en la Afore Siglo XXI. La transacción involucró $100 millones de dólares, contra $90 millones de dólares que pagó el grupo de inversionistas capitaneados por el güero cuando adquirieron el control del banco en 2000. "Fue un negocio redondo para todos los socios", asegura un ejecutivo próximo a las negociaciones.

- -

Pesos y patadas

- -

Burillo no concede entrevistas para detallar el futuro de sus empresas. Esta política contrasta con la apertura para hablar de una pasión que convirtió en negocio: el futbol. Actualmente preside la Comisión de Selecciones Nacionales y posee cuatro equipos –dos de ellos en primera división–. El gusto por este deporte es tan grande que en ocasiones parece encabezar su lista de prioridades, en detrimento del resto de sus intereses.

- -

Francisco Rivero, director de Análisis en Santander, opina que el empresario fue "inteligente y humilde" al aceptar que la firma de telefonía necesita muchos recursos. Sin embargo, aclara que a diferencia de la operación de Iusacell –en la que Carlos Peralta transfirió a Vodafone su participación por $900 millones de dólares– la venta de Pegaso no proporcionó liquidez a Burillo. "La venta fue únicamente absorción de deuda", apunta el especialista.

- -

Aún no existen señales claras de hacia dónde apuntará el güero sus recursos. Una opción se vislumbra en el negocio de telecomunicaciones: comercializará la red de PanAmSat, competirá por la órbita que aún tiene disponible México y buscará convertirse en socio de Satmex. Sólo en la compra del satélite, en caso de resultar ganador en la licitación, se invertirán $500 millones de dólares, estima Manuel Gómez, presidente de Controladora Satelital de México. Otra de las opciones que conjeturan los expertos es alguna iniciativa en el sector de medios, donde posee experiencia y contactos.

- -

"Burillo es un señor con capital y en algún lugar lo tendrá que colocar", concluye Rivero.

-

Ahora ve
Respetaré los resultados de la elección: Delfina Gómez
No te pierdas
×