¿La debacle de la prensa?

La gente ha dejado de leer los diarios. En Estados Unidos hay más familias conectadas a internet qu
Pablo Mier y Terán

De cara al proceso de las elecciones presidenciales de 2006 vale la pena reflexionar sobre algunas oportunidades que se abren a la prensa mexicana para dar un paso adelante en su esfuerzo por superar ese mal que, en mayor o menor medida, sufre junto con los diarios de circulación mundial.

-

Hablamos de una enfermedad o mal en la prensa simple y sencillamente porque los periódicos han dejado de ser indispensables para quienes lo eran antes. La gente se está acostumbrando a vivir sin la prensa. Ahora, por primera vez en Estados Unidos, hay más familias conectadas a internet, (52%) que con suscripción a diarios (42%).

-

Hace poco un editor de diarios me decía que éstos han dejado de ser indispensables en México y en otras latitudes porque a veces son aburridos y repetitivos, porque están publicando lo que la gente ya escuchó en la radio o vio en la televisión o internet, porque dejan que otros manejen sus agendas informativas, porque la agenda la hacen ellos y no sus lectores.

-

Por esto y más, en los dos últimos años en la Unión Europea más de dos millones de personas dejaron de comprar periódicos, lo mismo que en Estados Unidos, donde los diarios han perdido unos seis millones de compradores en seis años. En el caso de México, mientras la población crece, los tirajes de los diarios, en el mejor de los casos, se mantienen.

-

El dinero no miente y hoy, cuando Yahoo vale casi $50,000 millones de dólares y Google cotiza en unos $60,000 millones de dólares, el grupo editorial Dow Jones, que publica de The Wall Street Journal, está valorado por debajo de los $3,000 millones de dólares y las acciones de The New York Times Company se cotizan en los niveles más bajos de su historia.

-

Cuando Rupert Murdoch, el magnate mundial de la prensa, se lamentó porque las grandes estrellas de internet como Yahoo y AOL, no fueron creadas por periodistas, nos hizo pensar si no era la nuestra una profesión del pasado, si no era el momento de reinventarse, de romper esquemas, de rehacer nuestro quehacer, de voltear la mirada al público.

-

Alguien, alguna vez, nos dijo que éramos el cuarto poder y nos lo creímos, hasta que la gente que nunca miente –vox populi vox Dei– nos vino a decir, al dejar de elegirnos a diario, que no lo éramos. Quienes entiendan que el poder no es el medio sino la información, vivirán, quienes se aferren al poder del medio per se cavarán su tumba.

-

El verdadero poder no está en los medios, éstos van y vienen, mueren y nacen, engordan y adelgazan, cambian de maquillaje. El poder no es el medio, es la información que está en el medio y el poder se lo da el público.

-

Permítame tener la osadía de compartir cinco ideas sobre la conducta que esperamos de los medios de comunicación impresos en los próximos meses si desean realmente recuperar lectores:

-

1. Que se ocupen más en ofrecer información útil que en obtener los paquetes publicitarios que vienen, con lo segundo ganarán dinero, pero no lectores.

-

2. Que sepan leer a sus lectores (actuales y potenciales) si quieren que sus lectores los lean a ellos. Que escuchen más a sus lectores que a los políticos.

-

3. Que vayan por delante, lo que pasó ayer la gente lo vio en la tele, en internet o escuchó en la radio, lo que va a pasar mañana se lo podemos decir nosotros.

-

4. Que las conferencias y los boletines de prensa sean el principio y no el final de la noticia. Los rumores, decía un viejo profesor de la universidad, se investigan, no se publican.

-

5. Más que dar noticias, adelantar o explicar bien esas noticias. 20% de noticias de ayer, 30% de noticias de hoy y 50% de noticias de mañana es un buen mix, dicen los que saben.

-

El autor es representante en México de Innovation Media Consulting Group.
Comentarios:
pablo@mieryteran.com

Newsletter
Ahora ve
La siguiente batalla de Donald Trump es la reforma fiscal
No te pierdas