¿Lo peor quedó atrás?

El porcentaje de los ejecutivos optimistas ante el futuro del país ha crecido. Hoy por hoy, 78% con

“Ya pasó lo peor”. “Se está empezando a dinamizar el mercado interno y los signos del externo son positivos”. Esas son algunas de las opiniones que flotan en el ámbito ejecutivo y empresarial. Y a decir verdad, con ellas coincide la mayoría de los hombres de negocios consultados por EXPANSIÓN.

-

Esas afirmaciones denotan que las expectativas para 1997 han remontado la tendencia pesimista que embargaba a la mayoría. En efecto, el porcentaje de ejecutivos optimistas ante el futuro del país ha crecido sustancialmente. Para el segundo semestre de 1995 –el punto más bajo del optimismo en los últimos años– sólo 20% de los consultados se declaraba optimista. Ahora 70% denota un claro optimismo; esta actitud también se refleja en la percepción que se tiene del ambiente para los negocios en el primer semestre de 1997, pues 78% considera que será favorable.

-

¿En qué fundan su optimismo los ejecutivos? Los principales argumentos esgrimidos son: “Mayor estabilidad económica”; “la inflación se mantendrá al margen”; “la recuperación empieza a notarse en algunos sectores“; “las cifras fundamentales son correctas”; “es notorio el incremento del empleo en algunos sectores”; “las variables económicas aparentemente mantendrán un comportamiento estable durante el primer semestre, aunque presionadas por las elecciones de este año”.

-

Sin embargo, existen empresas que aún están atrapadas en un ambiente recesivo y consideran que “no hay suficientes apoyos a las empresas”; “no hay créditos bancarios suficientes”; “los signos de la economía no presentan mejoras sustanciales” y “no se han atacado los problemas de raíz”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El impacto que tendrán las circunstancias electorales sobre el ambiente para los negocios es diferenciado. Por una parte hay quienes consideran que será favorable, pues “existe necesidad de credibilidad política”; “habrá más inversión pública por las elecciones”; “el inminente cambio de la ruta política del país augura mejores condiciones”. Otros consideran que durante el primer semestre el ambiente para los negocios será bueno, pues las elecciones no serán sino hasta la segunda mitad del año, y hay quienes consideran que por ser 1997 “un año político” el ambiente que reinará será desfavorable; en este mismo sentido, se dice que habrá un “ambiente incierto política y socialmente” y un “enrarecimiento del clima político”.

Ahora ve
Un auto embiste dos paradas de autobús en Marsella; hay al menos un muerto
No te pierdas
×