¿Nueva sensibilidad?

-
Silvia Ansorena

Cibererotismo, sexo virtual, coqueteos digitales e infidelidad electrónica son sólo algunas de las expresiones que siembran las páginas de Eros electrónico, de Román Gubern. Los efectos de internet se han estudiado en campos como la economía, la ingeniería y la política. Sin embargo, los análisis concentrados en el usuario representan una línea de investigación poco explorada. Este libro apuesta por ese lado humano.

- Gubern, catedrático de Comunicación Audiovisual en la Universidad Autónoma de Barcelona, hace un recorrido histórico y antropológico desde el hombre de las cavernas hasta la era de los cibernautas, del homo erectus al homo informaticus. A lo largo del libro, el autor estudia los casos del cine, la radio y la televisión; para después abordar la época de la red más grande del mundo. Según Gubern, la picardía del erotismo y la crudeza de los materiales pornográficos han encontrado un medio perfecto –internet– para su desarrollo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Internet es presentado por Gubern como reducto de solitarios o tímidos, espacio virtual que brinda el encanto irresistible del anonimato y como el medio menos racista conocido hasta la fecha (ya que despoja al interlocutor de cualquier carga de color, procedencia social, edad o aspecto físico).

- Un ciberespacio promiscuo que, sin embargo, no padece problemas como enfermedades (los virus informáticos todavía no afectan al usuario), embarazos no deseados o el tedio al que puede llevar la convivencia. El cambio de sexo o transexualidad virtual, el adulterio en la red, el amante virtual... hipererotización o deserotización, según quien juzgue.

Ahora ve
La multa a Apple por violar una patente aumentó a 506 millones de dólares
No te pierdas
×