¿Para qué tanto brinco?

Según el equipo de Labastida, el escándalo sobraba.
DM

El equipo de asesores de imagen de Francisco Labastida está convencido de que la fórmula de su campaña, propositiva y sin estridencias, ayudó al triunfo en las elecciones primarias del Partido Revolucionario Institucional.

-

“Nuestra estrategia era muy clara. Sabíamos que teníamos el mejor candidato, que iba a dar confianza a la población”, explica Fernando Solís Cámara, responsable del comité de publicidad e imagen en la campaña de Labastida. Este comité invirtió unos $57 millones de pesos.

-

La estrategia, dice, debía ser “muy realista, y no inventar un producto publicitario”. Se contrataron diferentes agencias, una de ellas Zeta Publicidad.

-

Frente a la campaña de Madrazo, más agresiva, “hubo quienes opinaron que debíamos iniciar una campaña más llamativa, pero decidimos mantenernos dentro de la línea. Volvernos agresivos o inventar frases muy escandalosas podía llamar la atención unos días, pero al final no ayudaría a transmitir confianza”.

-

Pero a seis semanas de iniciada la campaña, el sinaloense salió al paso de algunas acusaciones de Madrazo para que los electores no pensaran que “el que calla otorga”. Después, se retomó la estrategia original, porque, según Solís Cámara, sabían que el electorado tendría mejores bases para emitir su voto.

Newsletter
Ahora ve
La tecnología 4G llega a los celulares no inteligentes
No te pierdas