¿Por qué y para qué?

La polémica en torno a este megaproyecto petrolero arrecia en las oficinas. En los campos de explor
David Shields

La meta puede ser impresionante: agregar un millón o más de barriles diarios a la capacidad de producción de un campo que cotidianamente produce una cantidad promedio igual desde hace 20 años. Y si se considera que un millón de barriles equivale a 1.7% del consumo mundial diario de petróleo, se entiende mejor la magnitud de la cifra.

-

Esas son las perspectivas del Proyecto Cantarell, la primera obra con la que Petróleos Mexicanos (Pemex) pretende hacer una óptima explotación del único megayacimiento del país en aguas superficiales de la Sonda de Campeche. Se construyen ahí nuevas plataformas de perforación, enlace y habitacionales (para albergar trabajadores), así como nuevos complejos de producción, ductos y equipos de compresión de gas. Acaba de arrancar también la construcción de grandes instalaciones para el controvertido proyecto de inyección de nitrógeno, cuyo fin es mantener la presión en el yacimiento para lograr una explotación más rápida.

-

La producción en Cantarell ha estado últimamente en el rango de 1.2 a 1.4 millones de barriles por día. Pero, de acuerdo con los objetivos de Pemex-Exploración y Producción (PEP), la capacidad alcanzará pronto los dos millones de barriles y hasta 2.23 millones en el año 2002.

-

Estas cifras han alentado el argumento de que México podría estar invirtiendo de más en este proyecto, con el riesgo de que parte de esa capacidad quede ociosa, y por lo tanto el retorno de los recursos no ocurra conforme a lo esperado. Las restricciones aplicadas por los productores de crudo, en las que México participa al lado de los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), significan que toda la nueva capacidad disponible en Cantarell no podrá ser aprovechada en el corto plazo.

-

Como respuesta, Pemex tendrá lo que Rogelio Montemayor, su director general, denomina “flexibilidad operativa”, que permite un incremento o disminución de la producción de crudo pesado tipo Maya de acuerdo con las condiciones de mercado. Conforme a esa tesis, México contará, gracias a Cantarell, con capacidad suficiente para responder a situaciones cambiantes, lo que se traducirá en “ventaja estratégica” para el país en las negociaciones petroleras, según lo ha señalado el propio Montemayor ante diversos foros.

-

Existe, además, un factor incómodo al que Pemex no alude. La producción en la mayoría de los yacimientos petroleros del país, sobre todo los de crudo marino ligero, está en declive, por lo que Cantarell se perfila como un relevo oportuno.

-

Cantarell fue concebido en 1995, cuando las expectativas de un crecimiento de la demanda mundial eran mayores que ahora. Venezuela hablaba de duplicar su producción, y la previsión de México no era muy distinta. En ese contexto nació el macroproyecto petrolero del sexenio. Cantarell está considerado como el sexto yacimiento más grande del planeta. Sus reservas probadas y probables son de unos 13,500 millones de barriles de crudo, cerca de 26% de las reservas totales de hidrocarburos de México.

-

Cantarell se compone de cuatro campos contiguos, en aguas territoriales del Atlántico, conocidos como Akal, Chac, Nohoch y Kutz. Ubicado en la Sonda de Campeche, a 80 kilómetros al noreste de Ciudad del Carmen, Akal produce cerca de 90% del aceite crudo de todo el complejo. La profundidad de las aguas de la zona es de 393 a 426 metros (120 a 130 pies).

-

El propósito es optimizar, en el tiempo, la extracción de crudo de las reservas petroleras y obtener el máximo valor económico, según Pemex. En varios sentidos, el alcance de este proyecto es notable. Las inversiones autorizadas para el periodo 1997-2001 son del orden de los $7,820 millones de dólares, y para el periodo 2002-2012 serán $2,710 millones más –un total autorizado por $10,530 millones–.

-

En el plano operativo, las metas de corto plazo incluyen la eliminación de cuellos de botella en las instalaciones existentes, la reducción de la quema de gas y el incremento de la capacidad de almacenamiento y carga de crudo de exportación por medio de un barco almacenador que garantiza operaciones aún con mal tiempo. Las metas de mayor plazo incluyen el control de la capacidad de producción, la perforación de pozos adicionales y el levantamiento de nuevas plataformas de perforación, complejos de producción y ductos. 

-

Hasta el año 2002, la mayor parte de las inversiones se ejercerán a través de 38 contratos de ingeniería, procuración y construcción (IPC), además de las compras. El grueso de esos contratos ya fue adjudicado, muchos de ellos a consorcios extranjeros, que casi siempre tienen un socio mexicano, y cerca de la mitad están terminados.

-

En conjunto, consideran el desarrollo de 28 nuevas plataformas en la zona marina de la Sonda de Campeche, además de dos nuevos complejos de producción, conocidos como Akal B y Akal L, con poco más de 400 kilómetros de ductos submarinos, 205 nuevos pozos de producción y nueve de inyección de nitrógeno, así como un gran número de contratos de servicios. 

-

El proyecto se desarrolla conforme al programa establecido por Pemex, en lo general, y se han ejercido poco más de la mitad de los $7,130 millones de dólares previstos en los 38 contratos. Se han perforado alrededor de 120 de los 205 pozos de producción, 31 de ellos con diámetro ampliado, lo que ha resultado en un mayor flujo de crudo. Los pozos con ese diámetro, 63 en total, son un complemento importante a la inyección de nitrógeno para una mayor producción de petróleo.

-

Las críticas
El proyecto también ha generado controversias, sobre todo de orden técnico. Algunos ingenieros dicen que, por sí misma, la perforación de pozos de mayor diámetro habría sido suficiente para optimizar la explotación y aumentar la producción en proporciones importantes, evitando así el alto costo de la inyección de nitrógeno. Otros centran su atención en el efecto que el nitrógeno podría tener sobre los flujos de crudo y gas, al diluir el gas natural y afectar su punto de ignición. También se cuestiona la mecánica de asignación de contratos importantes a la empresa estadounidense Bechtel.

-

Adicionalmente, se han presentado algunas demoras como consecuencia del difícil acceso al financiamiento que afecta a algunas empresas mexicanas, de la complejidad del proyecto y de las interferencias para ejecutar trabajos –atribuibles al volumen de obras que se desarrollan en espacios reducidos y en un campo en plena actividad–. Pese a todo, Pemex mantiene la producción en Cantarell con el fin de cumplir con sus compromisos comerciales. No obstante, ha establecido diversas estrategias para subsanar esas demoras y, al mismo tiempo, avanzar en las obras para reducir significativamente la quema de gas en el corto plazo.

-

Inyección de nitrógeno
En fechas recientes comenzó a operar la planta que producirá y suministrará nitrógeno para inyección en el yacimiento Cantarell, y que permitirá incrementar, en intensidad y tiempo, la capacidad de producción de crudo en Akal. Además, tiene ventajas operativas (pues el nitrógeno es un gas inerte, no flamable y no corrosivo) y de costos, por el uso de gas natural (que se produce en el lugar y es susceptible de inyectarse a los pozos para aumentar la presión), el cual adquiere actualmente un valor comercial importante en el mercado mexicano.

-

La construcción y operación de esta planta, única en su tipo y tamaño en el mundo, estuvo a cargo de Compañía de Nitrógeno Cantarell (CNC), un consorcio formado por BOC Holdings, Marubeni, Westcoast Energy, Linde, e  ICA-Fluor Daniel, en tanto que CNC obtuvo en licitación pública el contrato de suministro de nitrógeno a Pemex durante 15 años, con un valor cercano a $2,700 millones de dólares a precios actuales.

-

La inyección de nitrógeno se basa en una unidad de separación de aire, instalada en tierra, y un ducto de 80 kilómetros que transporta el nitrógeno a una plataforma de inyección. La unidad de separación y sus instalaciones anexas –cuyo costo fue de cerca de $1,000 millones de dólares– están en proceso de arranque.

-

La unidad de separación de aire y las instalaciones de compresión también requirieron de la construcción de una planta de energía de 306 megavatios. El primer módulo de generación y compresión de nitrógeno entró en operación en mayo. Los tres restantes lo harán consecutivamente en intervalos de tres meses. 

-

La plataforma de inyección, desde la que se bombearán 1,200 millones de pies cúbicos diarios de nitrógeno hacia Cantarell, fue instalada en septiembre de 1999. La superestructura de inyección fue construida por Industria del Hierro, subsidiaria de ICA. El costo de la plataforma, incluyendo la ingeniería, construcción y el suministro de materiales y equipo, fue de $25.5 millones de dólares, y en ella se han preperforado cinco pozos de inyección, de los nueve previstos.

-

También se concluyó el tendido de la línea que transportará el nitrógeno desde el complejo de producción, costa adentro, hacia la superestructura de inyección. Se trata de un gasoducto de 85 kilómetros que une la estación de compresión de Pemex, en la península de Atasta, con el complejo de producción de Nohoch-A. Su construcción, que tuvo un costo de $146.2 millones de dólares, estuvo a cargo de Corporación Mexicana de Mantenimiento Integral (COMMISA), consorcio formado por Brown & Root y el Grupo R, una compañía de ingeniería con sede en Tampico, Tamaulipas.

-

Se instalaron asimismo dos plataformas de perforación y producción para el complejo de Akal, también a cargo de Industrias del Hierro, con un costo total de $62.5 millones de dólares. Con esto, la infraestructura de inyección de nitrógeno en Cantarell ha quedado prácticamente terminada.

-

Contratos relevantes
Estos trabajos, que suponen la aplicación de 36 de los 38 contratos IPC, constituyen la nueva infraestructura, así como la rehabilitación y servicios asociados con la producción de crudo y gas en la Sonda de Campeche. Su valor conjunto asciende a $4,000 millones de dólares.

-

Uno de los dos contratos restantes es el contrato de suministro de nitrógeno, con un valor cercano a los $2,700 millones de dólares. Finalmente, está el contrato de renta por 10 años del barco para almacenaje, Ta’kuntah, a un costo de $421 millones de dólares, y con capacidad para 2.2 millones de barriles de crudo.

-

Además de COMMISA, que ganó en licitación pública cuatro contratos de IPC por un valor total de $1,500 millones de dólares, es importante la participación concedida a Construcciones Marítimas Mexicanas, un consorcio formado por McDermott y Protexa. El valor aproximado de sus contratos para la modernización de las plataformas de producción e instalación de nuevas plataformas y puentes es de $200 millones de dólares. CCC Construcciones, cuyo socio estadounidense es Global Marine, ganó tres contratos por un valor de $156 millones de dólares, para la construcción de una plataforma de perforación, un grupo de 12 ductos costa afuera y el oleoducto que va de Akal al barco almacenador.

-

Entre los contratistas menores están Cabyl, consorcio formado por Enron y Cigsa, que se tiene a su cargo las plataformas habitacionales costa afuera, mientras que la compañía estadounidense Demar obtuvo un contrato para trabajos de modernización de plataformas. Por su parte,  Industrias del Hierro ganó contratos para fabricar e instalar dos plataformas de perforación y la plataforma de inyección de nitrógeno. Finalmente, Bufete Industrial ganó contratos por $428 millones de dólares para plataformas y ductos, pero no los pudo ejecutar en los tiempos demandados debido a sus problemas financieros, por lo que volverán a ser concursados.

-

Para finales del presente año deberán estar concluidos 26 de los 38 contratos, sin embargo, algunos se prolongarán hasta el 2002. Es el caso de los contratos de plataforma de COMMISA, una de las grandes obras en las que se releva a Bufete Industrial, además de un contrato de automatización para integrar las comunicaciones y los datos en todas las plataformas que fue adjudicado a Honeywell por $36 millones de dólares.

-

PEP prevé que para finales de este año el avance del Cantarell será de aproximadamente 71%. Con ello, se habrá frenado el declive en la producción del principal yacimiento del país, a la vez que se tendrá la perspectiva de un incremento significativo en su capacidad, lo que dará la seguridad de poder cumplir con cualquier meta de producción que pueda fijar el gobierno mexicano en los próximos años.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Al margen de las controversias, ese es el valor que quienes apoyan el proyecto asignan a Cantarell.

Ahora ve
Así fue como O.J. Simpson obtuvo la libertad condicional
No te pierdas
×