¿Señal de alerta?

-
Carlos Sámano

En medio de una tendencia alcista en las bolsas de valores, la impresión es que “todo va bien” en la economía. Pero esto puede cuestionarse seriamente ante una corrección, sobre todo si ésta representa más de 20% del valor de capitalización del mercado.

- Detener el pánico es difícil, y por ello escuchamos muchas explicaciones sobre “los fundamentales” de nuestra economía y su sano comportamiento. El verdadero temor radica en la expectativa de un freno (¿caída?) de la economía estadounidense, que ha crecido en los últimos 10 años a ritmos que permitieron absorber crisis de otros países. Si bien el auge se ha apoyado en el sector tecnológico y los sectores relacionados, ha permeado a otros sectores, creando una evolución más homogénea que pudiera sostenerse en caso de un freno en el área más dinámica.

- El boom de las acciones de tecnología es resultado de las altas expectativas sobre las operaciones vía internet. Empresas que carecen de una estructura fuerte vieron cotizadas sus acciones en múltiplos de cientos de veces sus ventas. La posibilidad de que una empresa de este tipo sobreviva en un ambiente de competencia con verdaderos gigantes, es muy baja.

- Esto no quiere decir que el sector se encuentre en una etapa de maduración y/o agotamiento. Sigue en una etapa inicial en donde, de acuerdo con un ciclo económico normal, tras la entrada masiva de competidores, los más fuertes sobrevivirán y los más débiles desaparecerán. Una vez identificados los sobrevivientes, el sector podría entrar en una fase de expansión. El reacomodo de los portafolios responde a un punto de vista más objetivo sobre la viabilidad de generación de utilidades de estas empresas y no a un freno en el crecimiento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Ningún crecimiento puede ser eterno. Hay experiencias trágicas, como la ocurrida en la “Gran Depresión”, cuando la economía giraba alrededor del sector automotriz y de la radio. El consumo de artículos de lujo permitía el auge de otros sectores relacionados, pero al saturarse la demanda, la economía se paró en seco y evidenció severas fallas en el sector primario así como malas decisiones de la Fed.

- Existen tres diferencias fundamentales con la gran caída de 1929. Por un lado, la economía ha crecido de manera mucho más uniforme: aun cuando existe un desarrollo explosivo del sector de tecnología, el sector primario no tiene fracturas. Por otro, la Fed parece haber aprendido de sus errores, de modo que no ha dudado en aplicar medidas correctivas que le permitan tener un “aterrizaje suave” en el ritmo de crecimiento. Finalmente, el sector tecnológico se encuentra muy lejos de ver saturada su demanda, no solamente en Estados Unidos, sino en el mundo entero aprovechando las ventajas de la globalización.

Ahora ve
El incierto futuro de Jeff Sessions en el gobierno de Trump está por aclararse
No te pierdas
×