¿Un Renave gratuito?

-
Sergio Sarmiento

Todo empezó como una sencilla idea para atacar el mercado negro de vehículos robados: revivir el registro nacional de automóviles que existió en el país hasta 1989. La idea parecía tener suficiente apoyo político. El pan la propuso en el Congreso y el PRI la apoyó. El PRD votó en contra, pero no porque no quisiera el registro, sino porque no estaba de acuerdo en concesionarlo al sector privado. De cualquier manera, con el voto del pan y el del PRI en el Congreso, el Registro Nacional de Vehículos o Renave se hizo ley.

-

Después el tema se politizó. Los automovilistas se resistieron a pagar el que consideraban otro impuesto. Los panistas y priistas trataron de montarse en la ola de rechazo popular y cuestionaron el Renave, mientras que los perredistas aprovecharon el debate para lanzar una ofensiva en contra de las concesiones de servicios públicos a empresas privadas.

-

El secretario de Comercio, Herminio Blanco, como si no tuviera suficientes enemigos, respondió injuiciosamente a las críticas sugiriendo que todos los que se oponían al Renave estaban a sueldo de los traficantes de automóviles robados. Y para colmo de males el periódico Reforma publicó una investigación que descubrió que el director original del Renave era, ni más ni menos, un ex torturador militar argentino.

-

Ningún programa público puede aguantar un golpeteo político tan fuerte. Queda claro que el Renave no sobrevivirá en su forma actual. La Secretaría de Comercio ya lo ha intervenido.

-

Hay puntos en este debate que son más de fondo y que no podemos soslayar tan fácilmente. Uno de ellos es la filosofía fiscal que se debe aplica. Los políticos han asumido una posición populista diciendo que el Renave debe ser gratuito. Pero en la vida no hay nada gratuito y menos un registro de millones de vehículos. La gran pregunta no es si el registro será gratuito o no, sino quién terminará pagándolo.

-

Los legisladores que consideraron originalmente este tema entendieron que no podían hacerle pagar a todos los contribuyentes el costo de un servicio que beneficiará solamente a los poseedores de automóviles. Si bien el coche se convierte cada vez más en una necesidad, el hecho es que sólo el 15 % más rico de los mexicanos tiene automóvil. Pedirle a millones de mexicanos que no pueden comprar un automóvil que subsidien un servicio que sólo beneficiará a quienes sí han podido comprarlo sería quitarle dinero al pobre para ayudar al rico.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero esto no se entenderá mientras los políticos sigan engañando a la gente diciéndole que el Renave puede ser gratuito.

-

Ahora ve
Los humanos no son los únicos que luchan contra el cáncer de mama
No te pierdas
×