¿Un solo cartero?

Vuelve al ruedo la polémica ley que crea un único servicio de entrega de cartas dentro de México

Cuando el congreso mexicano se reúna este mes, los legisladores tendrán que reavivar un proyecto de ley introducido hace dos años, que va a enfrentar a los defensores de la competencia de libre mercado con los partidarios de la industria estatal.

- La propuesta alcanzaría a los carteros del Servicio Postal Mexicano (Sepomex), el monopolio implícito que abarca toda encomienda que pese hasta 350 gramos, excepto en los casos en que las compañías privadas ofrezcan servicios especiales como rastreo o firma digital o si sus precios son al menos el doble de la tarifa de la compañía del Estado.

- Se trata de una ley que crea un servicio de “carga express” por tierra y lo hace exclusivo para los mexicanos, dejando fuera del negocio a la competencia internacional.

- Las compañías que están operando en México, inclusive  las multinacionales, están acostumbradas a pagar precios especiales para la entrega confiable de documentos. Según la Asociación Nacional Mexicana de Empresas de Correo, en 2003 el mercado de servicios de entrega exprés estaba valuado en más de $900 millones de dólares y contaba con unos 400,000 clientes. Las compañías que dominan el negocio son United Parcel Service (UPS), Federal Express (ambas estadounidenses), DHL (con asiento en Estados Unidos pero de origen alemán) y Estafeta (mexicana).

- El servicio exprés de entrega de Sepomex, MexPost, ha intentado reproducir los servicios brindados por sus pares privados, inclusive la habilidad de brindar recibos arancelarios de entrega. Pero la firma del Estado no cuenta con los fondos adecuados y por lo tanto es incapaz de invertir en los sistemas de infraestructura aérea y terrestre que son necesarios para competir exitosamente.

- Privatización fallida
Sepomex comenzó a tener pérdidas en 1999. En 2000 fracasó un intento de privatización de MexPost. La única oferta que se recibió fue la de un grupo francés, Chronopost, que ofreció $ 4,7 millones de dólares, un valor muy por debajo de los $18 millones de dólares de precio inicial fijado por el gobierno. Hacia 2001, las pérdidas anuales de la compañía alcanzaban $64 millones de dólares. En ese mismo momento, Sepomex solicitó la intervención estatal. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes presentó el  proyecto de ley al Congreso en 2002.

- La administración de Sepomex, así como sus defensores en el Congreso, particularmente el PRI, creen que monopolizando el mercado de la entrega de documentos podrá ayudarse a restablecer la salud financiera de la compañía.

- Si Sepomex está en lo correcto, el precio de hacer negocios en México  (que ya es alto gracias a los exagerados costos de energía, comunicaciones y mano de obra) podrían incrementarse aún más.

Newsletter
Ahora ve
Una niña le “roba” el solideo al papa
No te pierdas