Y Jorge Vergara... también

Para este empresario fue fácil echarse a la bolsa a sus empleados y miles de distribuidores. Conven

Desde Guadalajara montó un ecléctico imperio sentado en la punta de una consolidada pirámide de ventas multinivel, a la que incluso deben envidiar marcas como Amway o Herbalife.

-

Una personalidad muy fuerte, una gran capacidad de reclutamiento, carisma y sin duda amplio conocimiento del desarrollo de este controvertido canal de ventas, fueron los ingredientes que dieron cuerpo a este tapatío y su mundo Omni.

-

Casi como en una logia, toda la gente que vive en el universo de Vergara respeta sus opiniones, es radical en sus ideales, siente atracción por su líder, por ese emprendedor que les demostró que desde abajo y con entusiasmo se puede llegar a ser millonario.

-

Con un discurso triunfalista y basado en la motivación y la generación de confianza, logró montar un planeta de 1.3 millones de distribuidores, casi la misma cifra de empleados que tiene el gigante Wal-Mart alrededor del mundo.

-

Omnilife es una empresa elástica y tan fuerte que permite que debajo de su paraguas convivan productos tan disímiles como seguros, complementos dietarios, música, flores, educación, revistas de interés general y hasta el cine (su grupo produjo la taquillera película Y tu mamá también).

-

Vergara no siempre se sale con la suya: anunció proyectos pantagruélicos como el megacentro de convenciones de Guadalajara, –con una inversión de $ 700 millones de pesos– o la intención de comprar la cadena The Body Shop, que lo catapultó a los medios internacionales. Esta última nunca se concretó. La construcción de aquél no termina de avanzar. Tal vez esos movimientos en falso hicieron dudar a muchos de que efectivamente se quede con las chivas, sumando deportes a su variada cartera de negocios.

-

En Guadalajara es donde hay más resistencia a creer en sus propuestas. Algunos empresarios se muestran molestos, pero de los que hablaron para el reportaje de portada de este número ninguno citó agravios concretos o respaldó sus acusaciones con documentos.

-

Vergara ha roto con la timidez que ha caracterizado a buena parte de los hombres de negocios de aquella ciudad desde los años 90, cuando las grandes compañías tapatías empezaron a sufrir los golpes de la crisis. La osadía, la irreverencia y a veces hasta la falta de modestia no son necesariamente defectos en un empresario. Pueden llegar a ser una virtud cuando se trata de motivar un ejército de distribuidores o de conquistar nuevas metas.

-

Como sea, la intención de este reportaje es presentar una semblanza objetiva del hombre que, mito o no, está en el centro de muchas discusiones en el mundo corporativo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

–Los editores

Ahora ve
“Un componente racial” dificulta la renegociación del TLCAN, considera Krugman
No te pierdas
×