Y si Adelita ... olvidara el pudor

-

Han surgido una serie de establecimientos que ofrecen añadir feromonas a su perfume o loción preferida, asegurándole el éxito en la conquista amorosa. ¿Qué tan cierta es la promesa?

-

El término feromona se emplea para designar una señal química que es liberada al exterior del cuerpo de un animal y que afecta a otros miembros de la misma especie. Se conoce como el aroma que emiten las hembras para atraer a los machos. El nombre proviene de la raíz griega pherein –transportar–, y de la terminación de la palabra hormona. Son ejemplos los olores que muchos mamíferos depositan en su orina para marcar sus territorios o dar información sobre su estatus reproductivo.

-

En 1996, la Dra. Winnifred Cutler, fundadora del Instituto Athena, probó no sólo la existencia de las feromonas humanas, sino cómo afectan el comportamiento humano.

-

Tres años después, se comprobó que las feromonas humanas influyen en las relaciones entre mujeres y hombres. Para ello extrajeron las feromonas –de ambos sexos– las congelaron un año y tras deshielarlas frotaron la esencia, bajo la nariz, tres veces a la semana durante 12 semanas. Se observó que su uso entre las mujeres incrementa la fertilidad y el deseo sexual, haciéndolas más atractivas sexualmente.

-

Ya sea para atraer a su pareja o a nuevos candidatos, las feromonas prometen atracción segura. Pero después no se vaya a arrepentir de su éxito con el sexo opuesto. Como dice el proverbio chino: “Cuidado con lo que desees porque se puede hacer realidad”.

Newsletter
Ahora ve
La crisis de la carne en Brasil se extiende a lo económico y lo político
No te pierdas