Y si Adelita... quisiera reponerse

-

Tres juntas clave, un informe complejo, un millón de telefonemas, varias citas y, para rematar, una cena importantísima, sin posibilidad de ir a casa para un regaderazo restaurador. ¿Cómo reponerse? Pida no ser interrumpida durante 20 minutos y siga estos sencillos pasos:

-

1. Semi-siesta de a peso.

-

Encuentre la postura más cómoda en su sillón, despójese de zapatos, desabroche las prendas que sienta demasiado ajustadas y extienda las piernas (de ser posible en posición completamente horizontal). Sostenga una moneda en la mano. Imagine que su mente es una pizarra donde usted borrará cualquier pensamiento que pueda interrumpir su necesario descanso. En cuanto los efectos de la relajación se encuentren a punto de llevarla a los brazos de Morfeo, su mano dejará caer la moneda. Esto indicará que es momento de reincorporarse. Este breve descanso es suficiente para sentirse como nueva.

-

2. Ceremonia de embellecimiento.

-

Manteniendo esa relajación, entréguese a su higiene y arreglo como si formaran parte de un ritual sagrado. Esta actitud, además de mantener la mente libre de toda preocupación, le dará unos minutos para tratarse con cariño, lo cual levanta el ánimo y se refleja en el aspecto. Recuerde que bastan escasos minutos para eliminar toda huella de maquillaje –tarea indispensable, porque un capa de maquillaje sobre otra da un aspecto fatigado– y renovar la fachada. De los tres básicos retoques –rimel, chapas y labial– este último es el indispensable y el más práctico, porque con una pasada devuelve la vida al rostro.

-

3. Prendas en la percha.

-

Levante su vestimenta. Tenga siempre un traje listo, o cuando menos, un bonito saco para este tipo de situaciones. El negro es fácil de combinar y realza, o al menos disimula, cualquier atuendo.

-

Ahora ve
¿Qué hacer para atraer inversiones y mejorar la seguridad?
No te pierdas
×