...y si embargo, un buen papel

-

A diferencia de otros sectores analizados en esta columna en meses pasados, el ramo papelero presenta diferencias que deben ser subrayadas: el número reducido de empresas públicas que lo componen y la generación de retornos positivos a los inversionistas –lo que no significa necesariamente que todas las empresas hayan creado valor.

-

Con respecto a la economía en general, el sector ha tenido crecimiento variable, con altibajos frecuentes en los últimos años. También ha enfrentado una intensa competencia de productos importados, además de la dependencia de insumos del extranjero, lo que lo vuelve vulnerable a los precios internacionales de la celulosa. En ocasiones, las compañías integrantes del sector se han visto en la necesidad de reducir sus precios para ser competitivos, aunque esto afecte su desempeño financiero.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No obstante, las empresas que componen el sector han logrado, con gran esfuerzo, mantener competiti­vidad en cuanto a la creación de valor. Esto se deriva de las fusiones y adquisiciones que se han traducido en la concentración de la producción de papel y cartón en unos cuantos fabricantes. Esta situación ha permitido a algunas compañías adoptar iniciativas estrictas, tales como reducción de costos –mediante la incorporación de cada vez más insumos nacionales– y ampliación de volúmenes de producción –que han resultado en incrementos en eficiencia y reducción de gastos–. Las iniciativas adoptadas por el sector han logrado que la competencia contra los productos extranjeros sea mitigada paso a paso, y que las papeleras puedan buscar la rentabilidad a través de mayores volúmenes de producto, y no mediante alzas al precio del mismo.

-

Ahora ve
Jesús Campos relata su encuentro con Stephen Paddock, el pistolero de Las Vegas
No te pierdas
×