Ya no llores Argentina...

Enfrentó a sus acreedores y fue el país que más creció en Latinoamérica: 9% (el doble de Méxic

Argentina fue la economía latinoamericana de crecimiento más rápido durante 2004. Según las últimas cifras de PIB de los Ministerios de Economía de la región, la economía del país sudamericano creció 9%, ayudada en gran parte por el aumento en el gasto del consumidor y por las inversiones.

- Desde la perspectiva de la demanda, el gasto privado se incrementó 9.4%, registrando el mayor valor en más de una década, mientras que el gasto de inversión aumentó 34%, impulsado por una fuerte actividad de la industria de la construcción y la inversión mayor en plantas y maquinaria.

- Paralelamente, el ritmo del gasto del Gobierno fue comparativamente más lento, creciendo apenas 2.7% en todo el año, si bien esto es una mejora en comparación con 2003 cuando el gasto se elevó sólo a 1.5%.

- Las exportaciones también mostraron ganancias rápidas. En términos de volumen aumentaron 8.2%, aunque este incremento quedó eclipsado por un salto de 39.8% en las importaciones. Como consecuencia de ello, el comercio externo neto ejerció una moderada acción negativa en el incremento del PIB en 2004. Observando cada trimestre del año, el crecimiento del PIB se aceleró a 9.1% en el cuarto trimestre, con un incremento de 8.7% en el periodo julio-septiembre.

- Pero atención: es poco probable que este progreso tan veloz de Argentina se dé nuevamente en 2005. Estimamos que el incremento del PIB en 2005 alcanzará un moderado 5.5%. Se desacelerará el ritmo en la creación de empleos y también se espera un ajuste en la política fiscal, pero el compromiso de las autoridades de mantener un tipo de cambio competitivo beneficiará a los productores de bienes que sirven tanto al mercado externo como al interno.

- Las exportaciones durante este año seguirán aumentando, pero ayudarán de manera ligeramente negativa al crecimiento a medida que las importaciones se recuperen de los niveles deprimidos de 2001-2002.

- Eso sí, la inversión continuará creciendo y la mayor parte de ésta se concentrará en la construcción más que en equipamiento, donde precisamente más se necesita para ayudar a superar las restricciones de capacidad. Se espera que las multinacionales actúen con precaución en cuanto a sus planes de inversión, debido a la incertidumbre con respecto a las medidas del gobierno. La inversión en el sector agrícola se verá refrenada por la baja rentabilidad, producto de los bajos precios de los activos.

- Los riesgos
El abandono del tipo de cambio peso-dólar, que se produjo tras la crisis (en 2002), y hasta la conversión en plena devaluación de los depósitos en dólares a pesos han corroído la confianza sobre las reglas del juego en el país. Recuperarla es un proceso muy lento, pero Néstor Kichner está haciendo un gran esfuerzo político para cambiar la percepción del país. La intención del presidente es apuntalar la transparencia y actuar a favor del cambio. Ya hay algunos ejemplos de su plan, con ciertos movimientos estratégicos tanto en la Corte Suprema de Justicia como en la policía.

- Fronteras afuera también se nota un plan claro: por un lado mantener su férrea decisión de no ceder ante los acreedores, para lograr reestructurar finalmente su deuda de $100,000 millones de dólares (a pesar de que está ahora en una pausa legal tras un pedido de un juez norteamericano), y por el otro seducir a nuevos inversores extranjeros.

- La reestructura de la deuda también le dará al país la oportunidad de regresar lentamente al mercado internacional de capitales, mismo que abandonó desde su default en diciembre de 2001. En pocas palabras, los riesgos de operación en Argentina han disminuido casi a la misma velocidad que se fue recomponiendo su PIB.

- En gran medida se debe a la gestión de Néstor Kirchner, quien ha logrado consolidar su popularidad y aminorar las peligrosas tensiones políticas de unos años atrás.

Ahora ve
No te pierdas